Después de la gala de los Premios Oscar, al igual que cientos de mexicanos Leonardo DiCaprio también festejó el haberse llevado la estatuilla dorada en la categoría de Mejor Actor, y para hacerlo fue a cenar al AGO

, un restaurante popof que se encuentra en West Hollywood.

Acompañado de un grupo de amigos, Leo estuvo platicando con varias personas mientras fumaba y se echaba unas copitas. Después abandonó el local acompañado de varios elementos de seguridad, mientras varias personas que se encontraban afuera del restaurante lo felicitaban.

Todo era felicidad y alegría para Leo, y no era para menos, por fin tenía en sus manos la anhelada estatuilla que por años tanto había deseado y…

… esperen… ¿y el Oscar?.

Un video de TMZ muestra como DiCaprio iba muy feliz, primero jugando con un vaporizador y luego con un pomo que le pasaron cuando ya se iba, pero del dichoso Oscar ni sus luces. Fue hasta que una persona del restaurante salió corriendo hasta vehículo donde que trasladaba el actor, y que estaba a nada de arrancar, para entregarle el galardón a su dueño, quien ni se había dado cuenta de su despiste.

Aquí el video:

¡Pus qué pasó Leo, tanto que te costó conseguirlo para que lo andes dejando arrumbado! Lo curioso es que un par de horas antes no cabía de la emoción cuando estaban personalizando su estatuilla.

Iba a ser un gran #EpicFail, pero al final todo quedó en una divertida anécdota.

*** Vía El Correo, TMZ