Para la actriz, Olivia Jackson, la historia de terror que parecía sólo quedarse en una película, resultó cruzar la pantalla y convertirse en horror real; es por eso que, con justa razón, decidió demandar a los productores de Resident Evil: The Final Chapter.

Olivia es una actriz originaria de Sudáfrica, y en la película Resident Evil: The Final Chapter fue la encargada de realizar todas la escenas de riesgo de la protagonista de la saga, Milla Jovovich.

Fue durante el rodaje de la película (año 2015) que la actriz sufrió un grave accidente cuando filmaban una escena, que según ella, no estaba en el guión original que le dieron a leer.

La actriz fue contratada para filmar una pelea, sin embargo, de último momento se le dijo que filmara una escena en motocicleta, que consistía en ir a toda velocidad hacia una cámara grúa que se levantaría cuando ella estuviera a punto de llegar, cosa que no ocurrió y terminó impactándose de frente.

Este accidente no fue cualquier cosa, pues fue tan fuerte el impacto que estuvo en coma durante varios días, y no sólo eso, como consecuencia del mismo, le tuvieron que amputar el brazo.

Según lo dado a conocer por The Hollywood Reporter la actriz interpuso una demanda la semana pasada acusando a los productores Paul Anderson, Jeremy Bolt y a sus compañías Tannhauser Gate Inc, y Bolt Pictures Inc de no haberse hecho cargo de los gastos médicos causados por el accidente, pues al parecer no entran en el seguro otorgado, aunque a ella le habían dicho que sí.

“Si la demandante hubiera conocido tales hechos, ella nunca habría aceptado realizar ´El Capítulo Final´ o, de lo contrario, habría obtenido un seguro adicional por su cuenta” dijo el abogado de Olivia.

Además, el abogado alega que la actriz aún necesita algunas cirugías y constante cuidado médico; eso sin mencionar que a partir del accidente no ha podido volver a trabajar como doble de acción, en donde ya tenía una respetada trayectoria participando en filmes como: “Guardians of the Galaxy” (2014), “Avengers Age of Ultron” (2015), “Mad Max: Fury road” (2015) entre otros filmes reconocidos.

Hasta el momento, la parte demandada no ha dado ninguna declaración.