El domingo 27 de enero, se estrenó en el Festival de Sundance 2019 el documental Sea of Shadows (Mar de sombras), un filme dirigido por el austriaco Richard Ladkin que revela una de las realidades más vergonzosas de México: la caza ilegal de totoaba en el Mar de Cortés que ha puesto a la vaquita marina en peligro de extinción.

La totoaba es un pez mexicano ubicado en el Golfo de California y cuya vejiga puede llegar a valer, en el mercado negro, de 8 mil a 60 mil dólares dependiendo del país en que se venda. Sin embargo, no sólo es la pesca furtiva de este animal, el cual se encuentra en peligro, sino también las consecuencias negativas y más críticas sobre otra especie marina y única del país, la vaquita marina.

‘Mar de sombras’ revela en Sundance 2019 el tráfico ilegal de la ‘cocaína acuática’ en México

Imagen ‘Sea of Shadows’.

Pero, ¿por qué la vejiga natatoria de este pez (conocida también como buche de totoaba) puede valer tanto? La totoaba es una especie endémica de esta región, por lo tanto, su existencia se restringe a esta zona. Algunos creen que el órgano de este pez tiene propiedades afrodisíacas y medicinales, lo que la ha convertido para varios grupos en la “cocaína acuática”. De acuerdo con el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita Marina, el buche tiene altas cantidades de colágeno, lo que lo hace atractivo para el mercado asiático. Incluso, es tan valiosa, que el narcotráfico se ha involucrado en la pesca de la totoaba, así como en su distribución y venta.

De acuerdo con información de algunos medios y como se expone en Sea of Shadows, los países que más se han involucrado con la pesca ilegal de este pez son México, Estados Unidos y China, este último país donde el costo de un kilo de buche de totoaba se puede elevar hasta 20 o 60 mil dólares. Como mencionamos, la existencia de la totoaba no es el único punto crítico en cuanto a la lucha contra la pesca ilegal. La vaquita marina ha sufrido las peores consecuencias de esta actividad, y muchos registros aseguran que quedan aproximadamente entre 50 y 30 cetáceos de esta especie.

Sea of Shadows, de este modo, reveló ante el mundo (y en uno de los festivales más prestigiosos), el peligro que corre la totoaba, pero sobre todo la vaquita marina. De paso, dejó una conversación sobre la mesa en cuanto a  las redes de corrupción alrededor de esta actividad ilegal y la falta de acciones por parte de las autoridades mexicanas. Y hay más. Los pescadores de la región, en muchos casos, son obligados a trabajar en la pesca ilegal de totoaba, convirtiéndose así en víctimas y victimarios…

El actor Leonardo DiCaprio, uno de los activistas de medio ambiente más conocidos, participó como productor ejecutivo de Sea of Shadows junto a otros activistas, periodistas, investigadores, miembros de organizaciones ecologistas internacionales como Sea Shepherd y más. Richard Ladkani compite en la categoría de World Cinema Documentary Competition de la edición de 2019 del Festival de Sundance. Para mayor información sobre Sea of Shadows, da clic en este enlace