Spike Lee recibió el Oscar 2019 por su trabajo en Guión Adaptado por BlacKkKlansman. En 2015, el director recibió un Oscar honorífico, así que este se convierte en su primer premio “competitivo” por parte de la Academia. El cineasta no perdió el tiempo. Lo primero que hizo cuando subió al escenario fue agradecer a su esposa. Luego, comenzó con un discurso que dice más de lo que parece.  

La palabra de hoy es ironía. La fecha 24. El mes es febrero, el más corto del año y el Mes de la Historia Negra. El año es 2019; el año es 1619. Historia, su historia. 1619, 2019, 400 años. Cuatrocientos años de que nuestros ancestros fueran sacados de África y traídos a Jamestown, Virginia, para ser esclavizados. Nuestros ancestros trabajaron la tierra día y noche. Mi abuela vivió 100 años, fue una graduada del Spelman College a pesar de que su madre fue una esclava. Mi abuela, quien guardo 50 años de cheques de seguridad social para su primer nieto, me llamaba ‘Spikey poo’, me llevó al Morehouse College y al NYU Film. ¡NYU!

Antes de esta noche, puedo alabar a nuestros ancestros, quienes ayudaron a construir este país en lo que es hoy junto al genocidio de los nativos. Si todos conectamos con nuestros ancestros, amaríamos la sabiduría y recuperaríamos nuestra humanidad. Sería un momento poderoso. Las elecciones presidenciales de 2020 están a la vuelta de la esquina. Estemos todos en el lado correcto de la historia. Hagamos la elección moral entre el amor y el odio. ¡Hagamos lo correcto!”.

De este modo, Donald Trump se fue a su cuenta oficial de Twitter para señalar a Spike Lee por sus palabras y el ataque “directo” contra su labor como mandatario: “Sería lindo que Spike Lee leyera sus notas, o mejor no tuviera que utilizarlas cuando ataca a su presidente, quien ha hecho más por los afroamericanos (reforma del sistema de justicia criminal, los números más bajos de desempleo, recorte de impuestos, etc) que cualquier otro presidente”.

Sin embargo, esto va más allá de una pelea en redes sociales a las que nos tiene acostumbrados Donald Trump, así como las palabras de Spike Lee representa algo más que un agradecimiento. Se trata de un pequeño discurso para enaltecer las raíces de la cultura afroamericana, denunciar el racismo en el país e invitar a los americanos a elegir entre el odio y el amor a través de una película sobre los grupos de odio y la violencia sistemática contra los negros en el país.

BlacKkKlansman sigue la historia de Ron Stallworth, el primer agente afroamericano en pertenecer a la policía de Colorado. Durante su estancia, logró infiltrarse a las líneas del Ku Klux Klan del estado. La película es una ironía, como señaló, sobre la contrariedad del discurso político de Estados Unidos en el que por un lado se alaban los valores y tradiciones de libertad y justicia, y por el otro lado hay una ola de violencia contra los mismos integrantes de conforman su sociedad. Esta cinta es un duro golpe de realidad que sirve como un espejo en el que millones se ven reflejados, incluidos los grupos racistas.

BlacKkKlansman está basada en una historia real. El Ku Klux Klan y sus personajes más destacados como David Duke, conocido como “Gran Mago”, forman parte de una historia que Trump y sus seguidores se niegan a reconocer. Después de la Guerra Civil, se creó la primera organización cuyo objetivo fue objetivo implementar la filosofía de la supremacía blanca.

Todo terminó a mediados de 1870. Pero ese no fue el fin, sino apenas el comienzo. Cuarenta años después, a mediados de 1915, nació otro grupo de odio bautizado como el Ku Klux Klan, el cual continúa vigente con el resurgimiento anunciado (o al menos a un nivel mediático) que pone en peligro la estabilidad de Estados Unidos. Y la prueba está en que un periódico de Alabama publicó una editorial que hace un llamado al Ku Klux Klan para atacar a los demócratas que se encuentran dentro del partido republicano y los demócratas que piden aumentar los impuestos en Alabama”.

Ku Klux Klan /Getty Images

Goodle Sutton, el editor de este medio, autorizó la publicación de “Klan needs to ride again” para el 14 de febrero. En entrevista con Montgomery Advertiser, Sutton dijo: “Si pudiéramos traer de vuelta al Klan para limpiar D.C., estaríamos mejor”.¿Acaso es un llamado a que se realicen de nueva cuenta linchamientos públicos y persecuciones? “No es un llamado a que se linchen americanos. Estamos hablando de socialistas y comunistas. ¿Sabes lo que es el socialismo y el comunismo?, respondió ante la pregunta. ¿Una organización violenta? Bueno, mataron a unas cuentas personas. El Klan no era violento hasta que necesitaba serlo”.

Y así es como BlacKkKlansman toma cierta relevancia en una época en la que es evidente el resurgimiento de ideologías racistas lideradas, de forma inconsciente, por su propio presidente.