Sean Bean / Getty Images

#Don’tKillMe: Sean Bean, quien ha ‘muerto’ 23 veces, rechaza nuevos personajes

Hay algunos actores y actrices que se encasillan en un mismo personaje o en uno que se mantiene en la misma línea. Los ejemplos abundan como Johnny Depp y Jack Sparrow de Piratas del Caribe, el cual no sólo ha interpretado en las muchas entregas de esta franquicia, sino que otros roles de otros filmes, han sido muy similares (cof cof El llanero solitario). Otro gran ejemplo es Keira Knightley y los dramas de época, los cuales domina desde que dio vida a Elizabeth Bennet en Orgullo y prejuicio. 

Sin embargo, si hay alguien que ya superó el límite, ese es Sean Bean. El actor británico es mundialmente conocido por sus personajes de Boromir en El señor de los anillos y Ned Stark de Game of Thrones. ¿Qué tiene en común? No sólo es la fantasía y la complejidad de la historia en que se desarrollan, sino que ambos murieron… bastante pronto. Y ese es el común denominador que define la carrera de Sean Bean: sus personajes siempre, o casi siempre, mueren en la pantalla grande o chica.

Si no nos creen, basta hacer la cuenta: 23 veces, 23 personajes y 23 producciones, han sido testigos de muerte. Boromir (hijo de Denethor II, hermano de Faramir, capitán de la Torre Blanca, portador del cuerno de Vorondil y miembro de la Comunidad del anillo) murió en la primera entrega de El señor de los anillos de 2001 cuando intentaba defender a Frodo de algunos orcos enviados de Mordor. Fue flechado en varias ocasiones.

En cuanto a Ned Stark, la historia es tan trágica como corta. Ned fue asesinado en la primera temporada de Game of Thrones frente a sus dos hijas, Arya y Sansa, en cumplimiento de su deber. Joffrey decidió cortarle la cabeza frente a toda la gente y colocarla en una lanza para que todos la vieran. ¿Alguien recuerda Goldeneye de 1995? Esta entrega de James Bond protagonizada por Pierce Brosnan, tiene un final de muerte para Sean, pues su personaje muere en manos del agente 007 cuando cae de una enorme altura.

Por eso, y para evitar seguir en esa misma línea, el actor ha rechazado varias propuestas en las que su personaje muere. En una entrevista con The Sun, el actor de 60 años dijo que evita ya esos personajes porque hasta la historia y el final es predecible. He rechazado algunas cosas. Les digo, ‘¡Saben que mi personaje va a morir porque yo lo interpreto!’. Tengo que evitar todo eso y empezar a sobrevivir, de lo contrario, es muy predecible“.

La cuestión es tan crítica, que en 2014 los seguidores de Sean Bean comenzaron una campaña en redes sociales de #dontkillseanbean para pedir que sus personajes no murieran pues, además, todas y cada una de estas muertes han sido demasiado trágicas como cuando su amada lo acuchilla o cuando lo cuelgan en unas cadenas frente a la multitud por traidor. Acá les va la lista completa de series y películas en las que Sean Bean ha muerto:

Caravaggio de 1986, War Requiem del 89, The Field de 1990, Lorna Doone de 1990, Tell Me that You Love Me de 1991, Clarissa en 1991, Patriot Games del 92, Scarlett de 1994, Airborne de 1998, Essex Boy para abrir el nuevo milenio, Don’t Say a Word en 2001, Equilibrium de 2002, Henry VIII en 2003, The Island para 2005, The Hitcher, Far North y Outlaw en 2007, Red Riding: The Year of Our Lord, 1973 en 2008, Ca$h, Black Death y Death Race 2 en 2010, Age of Heroes en 2011, Silent Hill: Revelation en 2012, Wicked Blood (Bad Blood) de 2014, The Frankenstein Chronicles: Lost and Found en 2015 y Kingsglaive: Final Fantasy XV de 2016, una producción animada.