Este viernes 24 de mayo se estrena el esperado live action de Aladdín, basado en el clásico animado de Disney de 1992 con el que muchas generaciones de los 90 crecieron y aprendieron unas cuantas lecciones como mantenerse fiel a ti mismo, que lo más valioso es lo que somos y no cómo nos vemos y que tenemos la capacidad y libertad de tomar decisiones que definen nuestro futuro.

Ese Aladdín animado no sólo se quedó en una historia inspiradora de princesas y amor cortés, sino en algo más que ha trascendido en el tiempo y que motivó a Disney a traer de vuelta un personaje icónico en función de las nuevas generaciones.

Guy Ritchie, el director

Para sorpresa de todos, el elegido para dirigir este live action de Aladdín fue Guy Ritchie, cineasta británico conocido por su estilo visual único y su tendencia a contar historias de criminales. Sí, Guy Ritchie es ese mismo que nos regaló en 1998 Lock, Stock and Two Smoking Barrels, Snatch para principios de milenio, RocknRolla de 2008 para un año después, traer de vuelta a otro personaje conocido del mundo del cine, Sherlock Holmes de la mano con Robert Downey Jr. ¿Cuáles eran las probabilidades de que Ritchie se pusiera la cabeza de Aladdín, un filme musical pensado para una audiencia infantil? Pocas, pero sucedió, y al final, aplaudimos la decisión.

Mena, el nuevo Aladdín

Lo mismo sucede con la elección de Mena Massoud para el protagónico. Mena, un chico canadiense de ascendencia egipcia que sólo había aparecido en proyectos menores y en papeles no centrales, se convierte en el nuevo Aladdín de una enorme apuesta de Disney dentro de una nueva etapa bajo el formato del live action. En el filme, Mena logra capturar la esencia del personaje que conocimos en el 92 para crear un espectáculo visual (el diseño de producción y vestuario se lleva una consideración aparte) con números musicales, bailes y una misma historia que sigue fiel a su mensaje, pero potenciado.

Naomi Scott, una heroína no princesa

Naomi Scott, quien interpreta a una nueva y empoderada princesa Jasmín, ya había trabajado con Disney en una producción que no se acerca a las dimensiones del regreso de Aladdín en live action. Sin embargo, también le hace justicia a un personaje que siempre se mantuvo en un punto distinto, quizá más autónomo, a las demás princesas de Disney y que retoma para esta nueva cinta de Aladdín.

Will Smith después de Robin Williams… 

¿La cereza del pastel? Will Smith como el Genio de la lámpara. En Aladdín de 1992, Robin Williams (uno de los mejores comediantes del mundo, sin duda) prestó su voz para un Genio un tanto hiperactivo que se lleva la parte más emocional de la cinta. Smith en el papel, sobre todo cuando salieron las primeras imágenes, hizo dudar a las audiencias, pero logra transmitir su estilo (como actor) a este Genio (con algunas escenas de más, tal vez) que no pierde su encanto y aspecto cómico.

La semana pasada, Naomi Scott y Mena Massoud anduvieron en la Ciudad de México para promocionar el filme. Tuvimos la oportunidad de sentarnos con ellos para platicar de las nuevas lecciones de Aladdín, el riesgo de traer una historia conocida de regreso y lo que más destaca de una producción grande que merece una oportunidad. Acá se las dejamos: