Llegó el final de Game of Thrones. Después de ocho temporadas y casi 10 años de producción, fuimos testigos del cierre de una de las series más importantes dentro de la industria del entretenimiento. Durante sus primeras temporadas, logró reunir a un número considerable de seguidores que aumentó con el tiempo hasta llegar a romper con todas las expectativas de audiencia.

Todo apuntaba para que el episodio final de Game of Thrones, titulado “The Iron Throne”, fuera el más visto, y así fue con 19.3 millones de espectadores, convirtiéndose no sólo en el capítulo con mayor rating de la serie sino también de HBO y sus plataformas como HBO GO y HBO Now. Con estas cifras, el último episodio también es el más televisado con 13.6 millones de audiencia de acuerdo con HBO (vía The Wrap). Esas cifras de millones dejan en segundo lugar al primer episodio de la cuarta temporada de The Sopranos, el cual salió el 15 de septiembre de 2002.

“The Iron Throne” superó a “The Bells”, el quinto episodio de la última temporada que sumó 18.4 millones (con 12.4 en una sola vía). El récord, como mencionamos cuando salieron las primeras cifras, era de “The Dragon and the Wolf” con 12.07 millones, el episodio final de la séptima temporada seguido de “The Long Night”, el tercero de la octava, con 17.8 (12.02) millones y “The Last of the Starks” con 11.8 millones.

Los números oficiales y totales de HBO, salen a los 30 días del episodio final de cada serie considerando su audiencia en Estados Unidos. Hasta ahora, las cifras de Game of Thrones se han manejado de este modo. Tendremos que esperar los números de la octava temporada. 

Primera temporada con 9.3 millones
Segunda temporada con 11.6 millones
Tercera temporada con 14.4 millones
Cuarta temporada con 19.1 millones
Quinta temporada con 20.2 millones
Sexta temporada con 25.7 millones
Séptima temporada con 32.8 millones

Acá vienen los spoilers…

“The Iron Throne” nos muestra Desembarco de Rey destruido ante la llegada de Daenerys con su ejército de Inmaculados y Drogon, su único dragón. La historia cambió para la Targaryen cuando decidió no mostrar misericordia y eliminó a cualquier hombre, mujer y niños libres que hayan “decidido” servir a Cersei Lannister. Esta decisión fue cuestionada por Tyrion, su Mano, y Jon Snow, amante y sobrino, sobre todo cuando la reina da un discurso de poder ante su ejército, llamándolos a “liberar” más pueblos. 

De este modo, para evitar una tiranía que se avecinaba con ella en el Trono de Hierro, Snow asesinó a Daenerys. Así, los representantes de las Casas de Westeros, nombraron a un nuevo Rey de los Seis Reinos, pues el Norte se mantiene independiente. ¿Cuál fue la decisión final? Bran Stark o Bran el Roto, conocido también como el Cuervo de Tres Ojos, fue elegido para gobernar Westeros mientras Sansa se convirtió en la Reina del Norte.

Arya decide explorar el mundo y abandona a su familia. Jon Snow, el nuevo queenslayer, es enviado como castigo a servir a la Guardia de la Noche sin posibilidad (o mejor dicho importancia alguna) de revelar su identidad, tener hijos, recibir títulos y demás compromisos. Un final que ha dividido muchas opiniones, pero que resultaba imposible complacer a una audiencia de millones. Estas cifras muestran el impacto cultural de una serie como Game of Thrones, afectando no sólo la industria en sí misma, sino la validez de las audiencias y la importancia de su aprobación ante el desarrollo de la historia. 

¡Muchos sentimientos encontrados! 9 puntos del capítulo final de Game of Thrones

Desde el primer episodio de la octava y última temporada de Game of Thrones, los usuarios mostraron algunas molestias respecto al ritmo, desarrollo de personajes y sus decisiones. Algunos han calificado de “sexista” esta entrega ante la muerte de Cersei y Daenerys, el trono de Sansa como un premio de consolación derivado de las decisiones de Jon Snow, y el poco campo de acción de Arya. Todo esto sin olvidar a Brienne, quien “llora” la muerte de Jaime y reconoce su valor con un “Murió defendiendo a su reina“.