Katie Holmes y Jamie Foxx en la Met Gala 2019. / Getty Images

Fíjate, Paty: Jamie Foxx y Katie Holmes se separan tras 6 años de relación (secreta)

En 2013, Katie Holmes y Jamie Foxx comenzaron una relación. Sólo había pasado un año del mediático divorcio entre Holmes y Tom Cruise, una de las estrellas más grandes de la industria. Y ahora, tras seis años, la pareja decidió separarse. Si te sorprende el hecho de que siquiera eran pareja, es normal…

Foxx y Holmes mantuvieron prácticamente en secreto su noviazgo, y a principios de este año, fue que comenzaron a aparecer juntos de forma pública. ¿La razón? Algunos medios, a partir de sus primeras apariciones, aseguraron que se trató de un pacto para mantener su privacidad mientras otros aseguran que Holmes estaba obligada a mantener su relación en secreto como parte de las pautas de su divorcio. Habría una cláusula en la que Holmes no podía revelar ninguna de sus relaciones en los primeros cinco años. Esto, a su vez, ha sido asociado a la Cienciología. 

Katie Holmes y Jamie Foxx en enero de 2019 durante la gala de los Grammy. / Getty Images for NARAS

Fue hasta 2017 que los medios “confirmaron” su relación, pues salieron unas imágenes de la pareja caminando de la mano en Malibú. Toda la relación ha sido un misterio, y lo más probable es que su ruptura se maneje de la misma forma. People confirmó la noticia de su separación, la cual llega a unos cuantos días de que Jamie Foxx fue visto junto a Sela Vave en un bar de Los Ángeles. Ahora bien. De acuerdo con el mismo medio, Holmes (de 40 años) y Foxx (de 51) en realidad llevan meses separados, y todo a partir de haber comenzado a hacer pública su relación como cuando en mayo de 2019, asistieron juntos a la Met Gala. 

Tom Cruise trabajó con Jamie Foxx en la película Collateral de 2004, y algunos años después, conoció a Holmes mientras era pareja del actor. Uno de los puntos más destacados es la relación (o acaso no existe) entre Holmes y la Cienciología, y cómo esto pudo haber afectado todo lo demás. Pero aquí les dejamos el recuento de los daños porque Paty. 

Getty Images

En mayo de 2005, Tom Cruise fue como invitado a The Oprah Winfrey Show de Oprah para hablar, en teoría, de su próxima película titulada La guerra de los mundos bajo la dirección de Steven Spielberg. Sin embargo, durante la charla y considerando que Oprah es amiga de cualquiera (de la cultura popular americana, en realidad), el actor comenzó a saltar en el sillón y reveló que estaba enamorado de Katie Holmes, actriz conocida por el personaje de Joey en Dawson’s Creek. 

Cruise y Holmes eran novios y en 2006 se casaron. Holmes se convirtió en el tercer matrimonio del actor, quien había estado con Mimi Rogers y Nicole Kidman (protagonizaron Eyes Wide Shut, la última película de Stanley Kubrick), con quien adoptó a dos niños. Ese mismo año, en 2006, nació Suri, hija de Cruise y Holmes. Así fue como comenzó uno de los matrimonios más mediáticos y populares. 

La boda de Tom Cruise y Katie Holmes está registrada como una de las más caras entre celebridades. Pero lo que más llamó la atención de las audiencias fue el hecho de que esta se hiciera bajo las leyes de la Cienciología, una religión fundada en 1950 por L. Ron Hubbard y que considera que los traumas de los seres humanos, impiden ver la realidad como es, sometiendo a lo que se conoce como la mente analítica. 

Sus creencias van más allá de eso, pues predican la existencia seres conocidos como thetánes que se caracterizan por ser inmortales que trascienden a las leyes materiales a diferencia de los humanos, quienes son más corporales y generan traumas. Los creyentes basan su fe en una antigua civilización intergaláctica que fue destruida y obligada a ser corporal, atando el espíritu del hombre. 

La Cienciología ha sido descrita como un “culto” extraño que ha sido asociado a varias conductas de manipulación, abusos físicos y psicológicos (se niegan a algunos medicamentos o terapias) y hasta extrañas formas de financiar la iglesia. Algunos aseguran que Tom Cruise ocupa una de las jerarquías más altas dentro de esta religión, la cual fue reconocida como tal (cuestiones de impuestos) hasta los 90.