En la noche de los Golden Globes 2019, en su edición número 76, hubo varias sorpresas relacionadas con las producciones que se coronaron ganadoras, pero también con las que pasaron totalmente desapercibidas como Homecoming con Julia Roberts, o bien, Black Panther. Sin embargo, hubo también otra clase de sorpresas relacionadas, incluso, con la presencia de Satanás en el discurso de Christian Bale.

Resulta que el actor se llevó el galardón a Mejor Actor de Película de Comedia por su trabajo protagónico en Vice de Adam McKay. Esta fue una de las cintas con mayor número de nominaciones, seis en total, en los Golden Globes con mención en Mejor Comedia, Director, Guión, Actor, Actriz y Actor de Reparto, pero sólo se llevó una casa, la de Bale por su interpretación de Dick Cheney, el exvicepresidente de Estados Unidos que jugó un papel importante en la gestión de Bush a principios de milenio, sobre todo en la implementación de políticas de seguridad como consecuencia del ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001.

Cuando Bale pasó a recibir su Globo de Oro, agradeció a su esposa, familiares, amigos y el equipo de producción de Vice con todo y McKay y el elenco que lo acompañó. Sin embargo, hizo una mención “especial” para Satán, quien le dio inspiración para realizar el trabajo como Cheney. “Gracias a Satán por darme la inspiración de cómo interpretar a este personaje”, dijo Bale entre risas del público. De este modo, la cuenta oficial de la Iglesia de Satán (The Church of Satan), hizo “suya” también la victoria de Bale con una serie de tuits sobre el actor y la supuesta presencia del diablo en su trabajo.

Para nosotros, Satán es un símbolo de orgullo, libertad e individualismo, y sirve también como una metafórica proyección de nuestro más grande potencial. Así como el talento y habilidad del señor Bale le dieron un premio, esta es la prueba. ¡Hail Christian! ¡Hail Satán!”, escribieron en una publicación. Un usuario de esta misma red social les respondió con un “Este es su momento”, y la Iglesia de Satán respondió: “Siempre ha sido nuestro momento”.

Esta secta se fundó a mediados de la década de los 60 en Estados Unidos por Howard Stanton Levey, mejor conocido como Anton Szandor LaVey, y quien fue proclamado con el Papa negro e ícono principal del satanismo al escribir la Biblia Satánica. A pesar de lo que el nombre indica, en realidad la Iglesia de Satán, en un principio, promovía valores no satánicos, o al menos la idea que se tiene de ellos; sin embargo, con el tiempo ha ido cambiando su filosofía y ahora, de acuerdo con el sitio oficial de la secta, son seguidores de Satán porque este representan la naturaleza del hombre desde su nacimiento y creen en la trascendencia del alma.

No se sabe la razón por la cual Bale “agradeció” a la figura de Satán en su discurso, pero lo más probable es que no esté relacionado con el culto al mismo ni las sectas que lo siguen. En realidad, podría tratarse de una analogía en cuanto al personaje que interpretó: una figura política de suma importancia que ocupó y determinó, sin ser oficial, varios lugares en las pasadas administraciones. Para interpretar a Cheney de 77 años, Bale (de 44) nuevamente cambió de forma radical su imagen al raparse, decolorarse las cejas y subir 18 kilos.