A veces es difícil entender por qué una celebridad pasa de ser sumamente popular, a simplemente desaparecer de los ojos del público. Cosas como estas le han pasado a muchos famosos, pero por un motivo curioso, estamos recordando a uno muy especial: el buen Jamie Bell.

Por si no lo ubican por ese nombre, entonces es mejor que mencionemos su filme más famoso (o el único por el que muchos lo conocen), que es Billy Elliot. Éste fue dirigido por Stephen Daldry y cuenta la historia de un niño británico que sueña con ser un bailarín de ballet profesional. La cinta fue aclamada por el público y tuvo muy buena recepción por parte de la crítica, al punto en que obtuvo tres nominaciones al Oscar.

El hecho de que el actor haya “desaparecido” de la vista del público nos pareció muy extraño, sobre todo porque su trabajo se ganó el corazón de muchos. Por ese motivo, decidimos usar la magia de internet para hacer una breve investigación. Ya saben, sólo para saber si todo está bien con él y cosas de ese estilo.

No estaba muerto, sólo se apartó un poco el cine comercial

Al parecer, la carrera del buen Jamie no se terminó después de interpretar a Billy; simplemente dio un giro distinto a lo que muchos esperaban. Su filmografía siguió creciendo con películas como The Adventures of Tintin: The Secret of the Unicorn, King Kong y Fantastic Four, pero después comenzó a participar en proyectos independientes como Nymphomaniac o TURN: Washington Spies Q&A.

“He tenido a buenas personas a mi lado, normalmente animándome a elegir el camino de la perseverancia más que el de ser grande demasiado pronto”, dijo Bell durante una entrevista con The Gentleman’s Journal. “Era más una cuestión de trabajar con buenos cineastas, incluso si eso significa tener papeles pequeños, porque es mejor que aceptar malos roles o películas que no funcionan”.

Poco a poco, su éxito fuera de Europa creció y eso le permitió comenzar una nueva vida en Estados Unidos. Si a todas estas cosas le suman que nunca se ha armado un escándalo fuerte y que no tiene redes sociales como Instagram, es fácil comprender por que no hay paparazzis o chismes que tengan que ver con su vida.

Es más, este tweet demuestra que está muy contento con su actual pareja, Kate Mara.

Un peculiar cruce entre la realidad y la fantasía

Haber obtenido el papel de Billy Elliot no fue precisamente un accidente. Bell se crió sin la presencia de su padre y eso le pegó muy fuerte, hasta que conoció a Stephen Daldry. Entonces el director adoptó el rol de figura paterna y desarrollaron un lazo muy estrecho, al punto en que durante su premiación en los BAFTA, el actor besó a Daldry en vez de a su madre.

Lol!

Por otro lado, todo el asunto de ser un bailarín no es cosa de fantasía. Jamie Bell tiene una historia similar a la de su personaje, ya que siempre ha querido bailar para seguir el camino de su madre, su hermana, su tía y hasta su abuela. La bronca es que siempre ha pasado por varias dificultades para perseguir sus sueños; eso sin tomar en cuenta que tiene una boca qué alimentar.

Como pueden ver, el muchacho no la está pasando mal ni nada por el estilo. Él ha preferido tomarse las cosas con calma y cumplir sus metas a un ritmo más personal. Ojalá que en un futuro no muy lejano podamos verlo en una buena película.