Y en nuestra sección: Actores, casos de la vida real, tenemos la historia de Jason Momoa, mejor conocido como Khal Drogo en Game of Thrones o Aquaman. Este hombre, se dio a conocer con la serie de HBO en 2011 pero, antes de que esta producción incluso alcanzara el éxito, Jason pasó por momentos bastante… complicados.

Este lunes, en su cuenta de Instagram, Jason compartió una imagen en la que aparece acostado detrás de una van con colchones inflables y una cobija. Según cuenta el propio actor, esa imagen es de cuando trabajaba en Game of Thrones y no tenía el dinero suficiente para regresarse a su casa, Los Ángeles. 

En su pie de foto, Jason Momoa explica lo siguiente: 

“Extrañando mi hogar. Buscando en mi celular encontré esto. En el camino en algún estacionamiento en Donegal. Fue un momento increíble con mi mejor amigo. Mientras grabábamos Game of Thrones tuvimos un receso pequeño, pero estábamos muy rotos para regresar a casa así que rentamos una van en Belfast y manejamos alrededor de la increíblemente hermosa Irlanda buscando por el mejor tarro de cerveza Guinness. 

Resultó que fue perfecto en todos los sentidos. Gente maravillosa e historias que guardo como tesoro, fueron momentos que recuerdo constantemente. Sigo extrañando mi familia. Ha sido un largo camino y siento que apenas estoy comenzando”. 

Jason Momoa cuenta cómo no tenía dinero ni para regresar a casa cuando filmaba 'Game of Thrones'

Foto: Instagram / Jason Momoa

Jason Momoa tiene dos hijos —Nakoa-Wolf Momoa y Lola Iolani Momoa— y se encuentra casado con la actriz Lisa Bonet, con quien comenzó una relación en 2005. Aunque su familia lo acompaña a las presentaciones importantes, es sabido que residen en Los Ángeles, California. 

Aquaman fue la película que volvió a colocar en el radar a Momoa, y de hecho, tras el lanzamiento rápidamente se comenzaron a escuchar rumores de una secuela para 2022. Posteriormente comenzó a grabar Dune, la cual saldrá en 2020. A la par está la serie de fantasía de Apple, See, en la cual da vida a Baba Voss.