Si algo hemos aprendido acerca del vasto universo de hechicería creado por J.K. Rowling, es que guarda secretos de todo tipo en su haber. Mientras algunos revelan detalles importantes acerca de la historia de sus personajes, otros son un tanto extraños… por no decir que espeluznantes o completamente fuera de lugar.

Decimos esto porque, recientemente, la famosa escritora hizo un aporte al sitio Pottermore que dejó a todos sus lectores boquiabiertos. En esta ocasión no reveló el aspecto del patronus de otro personaje ni nada por el estilo, sino que reveló cómo iban al baño los magos antes de que existieran los escusados.

Hogwarts antes de la época de los baños y las tuberías

Mediante una publicación en la cuenta de Twitter de Pottermore, la escritora anunció que, en el siglo XVII, los hechiceros de Hogwarts todavía no contaban con baños y sistemas de fontanería muggle. Si necesitaban orinar o defecar, estos poderosos seres simplemente lo hacían en cualquier lugar donde estuvieran y luego usaban un misterioso hechizo para limpiar el desastre.

“Hogwarts no siempre tuvo baños”, escribió Rowling en su post. “Antes de adoptar los métodos de plomería Muggle en el siglo XVIII, las brujas y los magos simplemente se aliviaban dondequiera que estuvieran y luego se deshacían de la evidencia”.

Para los fans de Harry Potter y su universo, lo más extraño no fue el dato, si no la súbita necesidad de revelarlo sin que nadie lo preguntara. Neta, señora, nadie tenía la duda de qué era lo que hacían los magos con sus excrementos antes de que pudieran usar las maravillas de la tecnología “moderna”.

Harroy Potter - Historia de J.K. Rowling

“Ok, nadie me ve… ¡hora de hacer magia!”

En fin, lo hecho, hecho está e irónicamente no existe un hechizo para revertirlo. Si esta pequeña información no se convierte en un meme entre los seguidores de los libros o en un chiste dentro de la franquicia, entonces más de una persona en el mundo (tanto en el mágico como en el de los muggles) está haciendo mal su trabajo.