El domingo 19 de mayo, se liberó el episodio final de Game of Thrones. La llegada de Bran al Trono de Hierro, el exilio de Jon Snow, la muerte de Daenerys y el nombramiento de Sansa como Reina del Norte y de Tyrion como Mano del Rey, fue el resultado de una historia que nos fue contada durante casi 10 años. Muchos personajes principales se fueron, otros regresaron y muchos otros llegaron al último episodio para ver un final “complaciente” que no le hizo justicia a toda una serie de siete grandiosas temporadas.

Jon Snow, como mencionamos, fue exiliado a la Guardia de la Noche a servir sin posesiones, títulos ni familia. Es el héroe trágico de Game of Thrones que se sacrificó siempre por el bien común y terminó con las manos vacías. (Todos recordamos cuando fue a hablar con Mance Rayder y logró que los salvajes atravesaran el Castillo Negro).

Quizá sea de aplaudirse que el personaje que resultaba más obvio para ser el ganador, fuera desplazado, pero también se define como un final “rápido” que no tuvo congruencia con la continuidad de la historia que se siguió en siete temporadas de Game of Thrones. Por ejemplo, su linaje de Targaryen y Stark, el cual fue un punto de quiebre durante varias temporadas, no importó al final.

Pero, ¿por qué fue exiliado y castigado de esa manera Jon Snow? En el último episodio de la octava temporada, Daenerys entra a Desembarco del Rey con su enorme ejército, y promete a sus súbditos (los que quedaron después de la masacre que protagonizó) “liberar” otros pueblos. En otras palabras, se convertiría en una tirana sin piedad. De este modo, Jon Snow (su sobrino y amante), la toma en sus brazos, les dice que siempre será su reina, y la apuñala. Gusano Gris quiere que lo sentencien a muerte, pero en lugar de eso, es enviado al Castillo Negro.

Sin duda, fue una sorpresa para los espectadores de Game of Thrones, quienes esperaban que Arya Stark tomara cartas en el asunto no sólo con Daenerys, sino también con Cersei (sí, todo mundo deseó que Jaime fuera realmente Arya y asesinara a Cersei aunque esto representara su muerte). ¿Cómo reaccionaron Kit Harington y Emilia Clarke ante la noticia?

En el documental The Last Watch de Jeanie Finlay, donde podemos ver el detrás de cámaras de Game of Thrones, se encuentra todo el elenco en la lectura de guión. Todos aplauden cuando descubren que Arya Stark termina con Night King.

Emilia Clarke y Kit Harington (Daenerys y Jon Snow) se sorprenden para bien junto a Maisie Williams y casi todo el elenco, pero sufren cuando llega la última parte en la que él debe asesinar a su reina. Aquí les dejamos ese momento:

The Last Watch está lleno de sorpresas que acercan más a los fanáticos a Game of Thrones, una serie que ya hizo historia. Quizá la octava temporada no haya dejado satisfecho a la mayoría, pero se trata de un trabajo de casi 10 años y en que los actores y actrices se acercaron más a sus personajes, incluso a un nivel personal. Aquí conocemos al hombre detrás de Night King, un personaje sumamente relevante, pero que desconocemos totalmente… 

Acá les dejamos el tráiler oficial: