Hace algunos años, cuando Star Wars apenas comenzaba a ser una de las sagas de ciencia ficción más grandes de la historia, un joven y emprendedor Mark Hamill intentó hacer uso de su mente creativa para ayudar a George Lucas con el desarrollo de la trama del filme El Regreso del Jedi. En ese entonces, la revelación de que Darth Vader era el padre de Luke era algo que había causado gran sorpresa en el público, así que debía ser algo que pudiera igualar o superar algo así.

¿Cuál fue la gran idea del entonces joven actor? De acuerdo con una publicación que dejó en Twitter para sus fans recientemente, su sugerencia fue que la madre del protagonista fuera nadie menos que Boba Fett. Esto, obviamente, sin saber que Luke y Leia eran hermanos o que ya se tenía preparada una historia para explicar el pasado de los personajes.

“Hubo un momento en que presenté a Boba Fett como la madre de Luke “, dijo Hamill a sus seguidores en su tuitazo. “Siempre he estado más que dispuesto a compartir generosamente mis muchas, muchas ideas terribles en la remota posibilidad de que nos encontremos con una que podría ser útil”.

Esta anécdota surgió debido a que Hamill respondió a otro tweet de Tatooine Sons: A Star Wars Podcast, donde le preguntaron si los rumores acerca de Boba Fett eran verdad. La celebridad entonces respondió: “Una vez le sugerí eso a George como la única forma en que podríamos superar a Vader siendo mi padre”. Luego añadió que la imaginó “como un doble agente trabajando clandestinamente para los rebeldes”.

Obviamente, la historia detrás del origen de Vader fue completamente diferente y, como todos sabemos, la madre de Luke y Leia resultó ser Padmé Amidala, además de que Boba era… bueno, un hombre. Por otro lado, ahora es inevitable imaginar lo raro que sería ver a Boba enfrentarse con el padre de sus hijos o algo por el estilo. De todos modos, pensamos que la historia es genial tal y como está.