Roald Dahl es uno de los novelistas más conocidos del mundo gracias a sus historias enfocadas a un público infantil. Parte de ese reconocimiento a nivel mundial, para ser justos, viene de las diversas adaptaciones cinematográficas y teatrales que se han hecho de su obra literaria. Hasta podríamos decir que Dahl es el Stephen King pero de la literatura infantil y juvenil…

Entre las obras que se han adaptado que más destacan, se encuentra Willy Wonka y la fábrica de chocolate, la cual lleva dos producciones y una en camino; Matilda, con un filme en 1996 que se convirtió en un clásico; El gran gigante bonachón con dos adaptaciones, la más reciente de Steven Spielberg en 2016; James y el melocotón gigante con una cinta en el 96 en su versión animada de stop motion; Los cretinos; y muchas otras historias.

Y ahora, para continuar el legado de Dahl a través de la industria del entretenimiento, Netflix anunció que se unirá a The Roald Dahl Story Company para producir series animadas sobre las historias más conocidas del autor británico. Como mencionamos, varias de las adaptaciones de Dahl al cine, han sido en un formato distinto al que planea Netflix, que es la animación. El punto de la plataforma, sin ser literal, es apegarse totalmente a la narrativa de Dahl sin perder de vista algunos elementos que habrían resultado imposibles en otro tipo de adaptaciones.

Este acuerdo entre Netflix y la compañía comenzará con una primera serie animada cuya producción se programó para 2019. Entre los títulos que participarán en estas adaptaciones, están Charlie y la fábrica de chocolate; Matilda; El gran gigante bonachón; Los cretinos; Charlie y el gran ascensor de cristal; La maravillosa medicina de Jorge; Boy: relatos de infancia; Volando solo; El cocodrilo enorme; La jirafa, el pelícano y el mono; Henry Sugar; Billy y los mimpins; El dedo mágico; Agu Trot; ¡Qué asco de bichos!; y Puchero de rimas.

Las dos obras más conocidas de Dahl son Charlie y la fábrica de chocolate, con Willy Wonka también como personaje central y Matilda en parte, y como mencionamos, a sus adaptaciones cinematográficas de 1971 con Gene Wilder y la de 2005 bajo la dirección de Tim Burton con Johnny Depp mientras Matilda tiene su adaptación de 1996 con otras producciones en teatro. La viuda del autor, Felicity Dahl, habló sobre el proyecto con Netflix: “Nuestra misión, deliberadamente ambiciosa, es que todos los niños del mundo tengan la oportunidad de conocer la magia y el mensaje positivo de las historias de Roald Dahl”.