Obama responde a la petición de liberar a Steven Avery de ‘Making a Murderer’

El poderoso documental ‘Making a Murderer‘ ha provocado la indignación de miles de personas al reflejar con un solo caso los fuertes niveles de injusticia que existen en el mundo.

Se trata de Steven Avery

,un hombre que fue acusado de cometer abuso sexual, por lo que pasó 18 años en prisión, hasta que su sentencia fue revocada gracias a las pruebas de ADN, esto en 2003; sin embargo tan sólo dos años después de su liberación se le culpó del homicidio de la fotógrafa Teresa Halbach.

Ahora gracias a la difusión del documental ‘Making a Murderer’, que pone en evidencia las fallas del sistema judicial estadounidense, miles de personas han sumado sus firmas para solicitar la liberación inmediata de Avery .

La petición se hizo de manera oficial a la administración de Barack Obama, en ella también solicitan la liberación de Brendan Dassey, también involucrado en el “crimen” que tiene condenado de por vida desde el 2007 al “protagonista” de ‘Making a Murderer’.

Esta petición ya alcanzó más de 100,000 firmas, por lo que la Casa Blanca tuvo que dar una respuesta y a través de un comunicado manifestaron que el presidente no puede otorgar el perdón al acusado, ya que se trata de un delito criminal y no de una ofensa federal.

“La Constitución de Estados Unidos otorga al presidente la facultad de conceder indultos y perdones por delitos en contra de Estados Unidos. El presidente no puede perdonarlos. En este caso se necesitaría un indulto que tendría que ser elaborado por las autoridades competentes a nivel estadal. Aunque este caso está fuera del ámbito de la Administración, el presidente Obama se ha comprometido a restaurar la legitimidad en nuestro sistema de justicia, es por eso que ha concedido 184 conmutaciones más que los últimos cinco presidentes juntos y ha emitido 66 indultos durante su tiempo en el cargo”

Sabemos que los intentos por obtener la libertad de Avery no van a parar y con justa razón, sin embargo es uno de muchos casos que a diario suceden no sólo en Estados Unidos, sino en todo el mundo. El documental está compuesto por 10 capítulos que están disponibles en Netflix.