banner_nota_actII-heroes-academia

México es uno de los países más destacados en cuanto a producción artística se trata y este 2019 es la prueba, pues ROMA de Alfonso Cuarón se ha llevado el primer Oscar para México en Película Extranjera, marcando una nueva etapa en la historia del cine a nivel nacional e internacional. 

Son pocos los nombres que circulan a nivel mundial como el de Cuarón, Alejandro González Iñárritu y Guillermo del Toro. Sin embargo, han sido suficientes para poner a México en un lugar especial en varias expresiones artísticas como la literatura y el cine, sobre todo esta segunda con una historia que sobrepasa a muchas potencias con México llevándose este Oscar 2019. 

Foto: Getty Images

¿Y qué otras películas mexicanas han estado nominadas?

La época de oro del cine mexicano, quizá la etapa más conocida del cine en el país por la calidad y cantidad de producciones, logró poner en el mapa a un número considerable de cineastas y artistas como Emilio “El Indio” Fernández, Roberto Gavaldón, Ismael Rodríguez; actores como Pedro Infante, Pedro Armendáriz, Arturo de Córdova, Jorge Negrete; actrices como María Félix, Dolores del Río, Miroslava Stern, Silvia Pinal, Elsa Aguirre; fotógrafos como Gabriel Figueroa y Alex Phillips; entre otros.

CuadroXCuadro: ‘La diosa arrodillada’ de Roberto Gavaldón y José Revueltas.

Arturo de Córdoba representó al héroe pasional y atormentado del cine de Gavaldón.

Después de esta época, el cine mexicano, a pesar de seguir siendo una referencia mundial, se convirtió más en una forma pura de denuncia a las injusticias sociales, políticas y económicas del país con la trilogía de Felipe Cazals con Canoa, El apando y Las poquianchis, Arturo Ripstein con El castillo de la pureza o Raúl Araiza con Cascabel. El cine de ficheras, a pesar de ser también una época de muchas producciones, dejó en claro que México en cuanto a su filmografía, y como consecuencia de las productoras privadas, cayó hasta su punto más bajo…

A mediados de la década de los 90 hasta ahora, el cine mexicano ha ido recobrando fuerza dentro y fuera del país. Nuevamente. Son pocos nombres lo que suenan fuera de aquí, lamentablemente, pero han traído la atención a las realidades del país reflejadas en sus filmes como lo son Ernesto Contreras, Amat Escalante, Francisco Vargas, Carlos Reygadas, Alonso Ruizpalacios, Carlos Carrera y, por supuesto, Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro y Alejandro González Iñárritu.

Actor de ROMA podría perderse los Oscar tras haberle sido negada la visa 3 veces

Foto: Netflix

Sin embargo, con toda esta historia, la realidad es que el cine en México siempre ha sido bien representado en los festivales y ceremonias más importantes como los premios Oscar. Aquí, México ha recibido nueve nominaciones en la categoría de Película Extranjera, convirtiéndose en el país de América Latina con mayor número de menciones, llevándose este primero con ROMA, seguido de  Argentina es el país con mayor número de galardones con dos, seguido de Chile con uno.

Este 2019, México era el favorito de los cinco nominados en esta categoría, muy por encima de otros grandes títulos como Cold War de Pawel Pawlikowski para Polonia o Shoplifters para Japón. Pero en realidad, para entender por qué hasta ahora es que México se convierte en ganador, hace falta hacer un repaso por las otras ocho nominadas en representación del país:

Macario de Roberto Gavaldón

Esta cinta de 1960 está protagonizada por Ignacio López Tarso y dirigida por Roberto Gavaldón, uno de los más grandes cineastas mexicanos de todos los tiempos. Macario presenta a un campesino sumamente pobre que vende leña en su pueblo. Sin embargo, ninguna de sus actividades hace que su familia esté mejor. Ante sus deseos de comer solo un banquete, su esposa roba un pavo de una granja vecina. De este modo, figuras representativas como el diablo y la muerte, lo hacen cuestionarse sobre sus acciones.

Gavaldón mostró, una vez más, su tendencia a darles un destino fatal a sus personajes sin importar las circunstancias en que llegaron a ese fin. Macario fue nominada en 1961 como Mejor Película Extranjera en representación de México, pero perdió contra El manantial de la doncella de Ingmar Bergman por Suecia.

Ánimas Trujano de Ismael Rodríguez

Ismael Rodríguez es mayormente conocido por sus repetidas colaboraciones con Pedro Infante en filmes clásicos como Nosotros los pobres, Ustedes los ricos, Dos tipos de cuidado, La oveja negra, No desearás a la mujer de tu hijo, Pepe el Toro, Tizoc y más. Sin embargo, llegó hasta los Oscar de 1962 con Ánimas Trujano, protagonizada por el actor japonés Toshirō Mifune, quien saltó a la fama mundial por su trabajo en Los siete samuráis y Rashōmon de Akira Kurosawa.

Esta película de Ismael Rodríguez nos presentó a Ánimas, un indígena de un pequeño pueblo oaxaqueño que aspira a ser el mayordomo del lugar, pero no hace nada para conseguirlo. La actuación de Mifune y la trama trágica alrededor de Ánimas Trujano, la llevó a los Oscar, pero perdió, nuevamente contra el icónico director sueco, Ingmar Bergman y su filme A través del espejo.

Ánimas Trujano de Ismael Rodríguez

Tlayucan de Luis Alcoriza

Varios directores de nacionalidades ajenas, llegaron a México para realizar lo mejor de su producción fílmica. El ejemplo más destacado es Luis Buñuel, pero también se hizo de un nombre el español Luis Alcoriza en 1962 con la salida de Tlayucan. Esta cinta protagonizada por Julio Aldama y Norma Angélica Ladrón de Guevara, presenta a Eufemio, un campesino pobre que ante la desesperación, roba una perla de la iglesia del pueblo.

Cuando los vecinos se enteran que Eufemio fue el criminal, intentan lincharlo, pero alguien sale en su defensa e, incluso, la perla desaparece (tragada por un cerdo). Finalmente, la esposa de Eufemio encuentra la perla y la devuelve sin que nadie la vea, considerando su reaparición como un milagro. Alcoriza llevó Tlayucan a los premios Oscar de 1963 por México, pero perdió ante Sibila (Sundays and Cybele) de Serge Bourguignon en representación de Francia.

Actas de Marusia de Miguel Littín

Al igual que Alcoriza, el director chileno Miguel Littín llegó a México para producir lo mejor de su historial fílmico, y entre esas cintas se encuentra Actas de Marusia de 1975, la cual llegó a competir en Mejor Película Extranjera por México en los premios Oscar y entró en competencia en Cannes 1976. Su grandeza radica en la historia, la cual sigue la masacre de Marusia en 1925.

Al norte de Chile, los mineros eran explotados a favor de las empresas extranjeras, dejando en terribles condiciones a los chilenos y sin la posibilidad de tener seguridad. Actas de Marusia compitió en 1976 contra grandes filmes de Italia, Japón, Yugoslavia y la ganadora de esa edición, Dersú Uzalá de Akira Kurosawa pero bajo producción de la U.R.S.S., es decir, su primera cinta en el extranjero.

Amores perros de Alejandro González Iñárritu

Pocas veces se ha visto que el debut de un director sea tan reconocido como el de Alejandro González Iñárritu con Amores perros en el 2000. El formato de esta cinta y la narrativa que utilizó, fueron suficientes para llevar a México después de más de 25 años a los premios de la Academia. Esta cinta coral une varias historias que conjugan distintas realidades sociales de México con puntos destacados que sirven de común denominador como los perros.

Con esta cinta, Gael García Bernal saltó a la fama y se hizo de un nombre como actor en Hollywood. La crudeza de Amores perros y su relevancia internacional como filme orgánico, no sirvieron en los Oscar ante la grandeza de El tigre y el dragón de Ang Lee.

El crimen del padre Amaro de Carlos Carrera

Por segunda vez, Gael García Bernal participó en una cinta que competía en la categoría de Película Extranjera en los Oscar, pero esta vez bajo la dirección de Carlos Carrera con uno de los filmes más destacados del nuevo milenio en el cine mexicano, El crimen del padre Amaro junto a Ana Claudia Talancón. La razón del éxito de esta cinta fue, nuevamente, la representación de la realidad del país a través de la relación del clero, la política y el narcotráfico.

El padre Amaro es enviado a un pueblo antes de irse a Roma, pero aquí es donde conoce la verdad detrás de la Iglesia, y como esta acepta dinero del narco local y su tutor tiene una relación con una mujer.

Abrumado ante tantas verdades, el padre Amaro comienza una relación con una chica del pueblo que termina en tragedia cuando esta se embaraza. El crimen del padre Amaro de Carlos Carrera perdió en los Oscar de 2003 contra En un lugar de África de la cineasta alemana Caroline Link.

El laberinto del fauno de Guillermo del Toro

Antes de llegar a El laberinto del fauno, Guillermo del Toro ya había forjado un historial fílmico importante, incluso en Hollywood con películas como El espinazo del diablo y Hellboy. Sin embargo, fue hasta esta cinta de 2006, que el director mexicano se convirtió en uno de los cineastas más destacados, sobre todo por su percepción de la realidad, la fantasía y la construcción narrativa alrededor de monstruos.

El laberinto del fauno es una coproducción mexicana y española ambientada en la España de las secuelas de Guerra Civil. Ofelia, el personaje central, es un niña de 11 años que se divide entre la terrible y violenta realidad de su entorno, y el mundo fantástico del que es partícipe. La creación de distintos monstruos hicieron de este filme algo destacado, lo suficiente como para representar a México en los premios Oscar de 2007. Sin embargo, ese año se lo llevó Alemania con La vida de los otros de Florian Henckel.

Biutiful de Alejandro González Iñárritu

Iñárritu es el único director mexicano en llevar dos cintas a la categoría de Mejor Película Extranjera. La primera fue Amores perros en 2001 para 11 años después, regresar con Biutiful junto a Javier Bardem. La película no sólo fue reconocida con la nominación por la Academia, sino también compitió en Cannes por la Palma de Oro. Uxbal, el protagonista de este filme, es un hombre de Barcelona que se entera tiene cáncer.

Conforme pasa el tiempo, se deteriora el cuerpo del protagonista sin poder resolver los problemas personales que lo aquejan como el cuidado de sus hijos, los cuales no se pueden quedar con su mamá por tener problemas de alcoholismo. Uxbal, además, puede ver espíritus y los ayuda a enviar mensajes en lo que él se convierte en uno.

Biutiful perdió en los Oscar de 2011 contra Hævnen (En un mundo mejor) de la danesa Susanne Bier. Ese mismo año también compitió Yorgos Lanthimos, director de The Favourite, por Canino en representación de Grecia.