El 10 de febrero llegó a Bellas Artes Pinta la Revolución: Arte moderno mexicano, 1910-1950. Sin duda es una de las mejores exposiciones del año o al menos así la catalogó el New York Times. La muestra estuvo antes en Estados Unidos, en el Philadelphia Museum of Art, y fascinó a los estadounidenses. Fue organizada de forma conjunta por el INBA, a través del Museo del Palacio de Bellas Artes, y el Philadelphia Museum of Art. En ella podrán observar más de 200 obras interesantes, por decir lo menos. 

La magia de esta exposición radica en la adecuada planeación y el enorme trabajo de curaduría a cargo de Matthew Affron, Muriel Berman, Renato González Mello, Mark A. Castro y Dafne Cruz Porchini. No es tarea fácil mostrar un periodo tan conocido sin caer en lo de siempre, porque no todo es muralismo. Logra darle la vuelta a las típicas pinturas mexicanas –grabadas en nuestras mentes, cual monografías de primaria–  y muestra una faceta diferente de los artistas emblemáticos mexicanos de la época: Dr. Atl (Gerardo Murillo), Frida Kahlo, Rufino Tamayo, Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y Clemente Orozco.

No conformes con mostrarnos tan distintas caras de estos pintores, también podemos observar a talentos no tan conocidos para el público general como Carlos Mérida, Alfredo Ramos Martínez, Manuel Álvarez Bravo, Tina Modotti y Roberto Montenegro.

‘El doble’ de Roberto Montenegro. Foto: Mercedes Martínez

Museografía

La exposición cuenta con 5 temáticas a lo largo de las varias salas del museo (primer y segundo piso): “Modernismo y mexicanidad”, “Pinta la Revolución”, “En la ciudad”, “Pinta los Estados Unidos” y “Alegorías oscuras”.

En estas secciones se entabla un diálogo entre los pintores mexicanos de la época, su entorno, su relación con los Estados Unidos  y su forma de asimilar las corrientes artísticas extranjeras del momento (fundiéndolas con elementos mexicanos y nacionalistas). Bien puede considerarse una revisión histórica de las diversas manifestaciones artísticas comprendidas en esos 50 años, con una mirada fresca y enriquecedora.

Se estudia la influencia que tiene nuestro vecino del norte en la obra de la época y vemos grandes pinturas, con temáticas tanto mexicanas como estadounidenses, realizadas durante la estancia de varios de los artistas en aquel país. Por otra parte, se pueden observar la perspectivas sobre México de algunos extranjeros, personas que se enamoraron de nuestro país y lo plasmaron en sus obras.

Fotografía de mujer con una jícara de barro en la cabeza.

‘Mujer de Tehuantepec’ de Tina Modotti. Foto: Mercedes Martínez

Recursos interactivos y actividades paralelas

Además de las obras en sí, la exposición está complementada por varios elementos interactivos que hacen la visita mucho más amena y la complementan enormemente. 

Se digitalizaron algunos murales, como El Corrido de la Revolución Agraria y El Corrido de la Revolución Proletaria de Diego Rivera. También el El Retrato de la Burguesía de Alfaro Siqueiros y The Epic of American Civilization de Clemente Orozco. Se pueden observar en pantallas de las salas y conocer un poco más acerca de ellos.

Realizaron una lista de reproducción para acompañar su recorrido con canciones como “La marcha de Zacatecas Pt. 1” de Centavrvs, “One More Dub” de The Clash y “Return to Patagonia” de Lemon Jelly. Aquí les dejamos la lista completa.

Igualmente, generaron una aplicación que contiene más de 100 publicaciones digitalizadas sobre muralismo y arte moderno mexicano, que incluye fragmentos auditivos de entrevistas realizadas a varios artistas que participan en la muestra. Vale la pena especialmente escuchar a Gerardo Murillo hablar sobre Diego Rivera y su obra. Pueden disfrutar la aplicación, tanto en la expo como en la sala de consulta de la Biblioteca de México. Otra aplicación, El arte pasó aquí, señala de forma divertida los espacios en donde vivieron algunos de los artistas, sus talleres, lugares de exposición, así como los lugares que les sirvieron de inspiración para crear sus obras.

En las salas se pueden leer algunos textos de apoyo que dan información extra de algunas pinturas. Explican aspectos como el contenido, historias detrás de la obra, técnicas utilizadas y aspectos que forman parte de la identidad mexicana.

Texto de apoyo de 'La ofrenda' de Saturnino Herrán.

Texto de apoyo de ‘La ofrenda’ de Saturnino Herrán.

No sólo eso, además realizaron una muestra de cine. Pueden darse una vuelta a la Cineteca Nacional o a la Sala Manuel M. Ponce del museo y disfrutar de películas de la época. Las funciones realizadas en la Cineteca contarán con presentaciones de diversos especialistas como Juan Solís, Alejandro Pelayo y Guadalupe Ferrer, entre otros. Aquí pueden ver la cartelera. 

Información general

Cuando: hasta el 07 de mayo

Dónde: Palacio de Bellas Artes

Horarios: martes a domingo de 10:00 – 18:00 hrs.

Precios: entrada general: $60 y entrada libre a estudiantes, maestros e INAPAM con credencial vigente. La entrada es libre para todos en domingo.