La noche del domingo 24 de febrero, se celebró la edición número 91 de los premios de la Academia donde fuimos testigos de mucho glamour, elegancia y una caída del escenario patrocinada por Rami Malek. El actor de ascendencia egipcia, se llevó el Oscar como Mejor Actor gracias a su trabajo en Bohemian Rhapsody donde interpretó a Freddie Mercury. Así, cuando anunciaron al ganador, el actor le propinó un par de besos a su novia, la actriz Lucy Boynton (quien aparece en la cinta como la entrañable amiga de Freddie), y pasó a recibir el galardón con un discurso en el que agradeció a su familia y las personas que lo acompañaron en este proceso, a Queen por dejarlo formar parte de su legado y a la Academia.

Tal vez no era la opción más obvia, pero supongo que funcionó… Pienso en lo que hubiera sido decirle al pequeño Rami que un día esto le sucedería e imagino que su cabello rizado habría volado. Ese niño estaba luchando con su identidad… Hicimos una película sobre un hombre homosexual y un inmigrante que fue él mismo sin dudarlo”, fueron algunas palabras de Malek en su discurso.

Sin embargo, todo el encanto de la noche, al menos para Rami, terminó cuando el actor de 37 años cayó del escenario junto a su estatuilla, aplicando la misma que Juan Gabriel cuando se cayó de un concierto en Houston, Texas, en 2005. La única diferencia, quizá, es que aquí no hubo video pero sí un par de fotos en el que se le ve bastante asustado. En ningún momento de la tragedia, el actor soltó su premio, se aferró a él como pocas cosas se aferran a la vida. Su cara de sorpresa fue capturada por las cámaras del evento, así como la ayuda que recibió para levantarse del piso.

Afortunadamente, a diferencia de Juan Gabriel, quien fue sometido a cirugía para reparar las fracturas de su muñeca, Malek no sufrió de ninguna fractura o herida de gravedad. Pero eso no evitó que llamaran a los paramédicos para que atendieran al actor en una de las sillas de la primera fila del Dolby Theatre. Luego del incidente, Malek fue atendido en un cuarto privado para irse de forma inmediata a platicar con los medios sobre su triunfo.

Rami Malek / Kevin Winter/Getty Images) / Vía People

Los Oscar 2019 fueron una de las ceremonias más sorpresivas de los últimos años. En resumen, ROMA, la película de Alfonso Cuarón, se llevó tres estatuillas mientras The Favourite sólo recibió una frente a las 10 nominaciones de ambas cintas. Regina King y Mahershala Ali, por If Beale Street Could Talk y Green Book, respectivamente, se llevaron el Oscar de Mejor Actor y Actriz de Reparto para dar paso al premio de Olivia Colman como actriz principal y el de Malek. Este último dejó atrás la transformación física de Christian Bale, uno de los favoritos, y el acento italiano de Viggo Mortensen.