¿’Joker’ debería ganar el Oscar 2020 a Mejor Película?

Comercial CINECLUB Sopitas 2020 Banner Notas

¿Alguien (realmente) se acuerda de Green Book? El año pasado, esta cinta de Peter Farrelly –por si no recordaban que se trata de una cinta– se llevó el Oscar a Mejor Película frente a varias contendientes que, por mucho, lo merecían. Y no estamos hablando precisamente de ROMA, producción mexicana de Alfonso Cuarón que fue aclamada por nacionales e internacionales, sino de películas más representativas de esa filmografía “americana” como BlaKkKlansman e incluso The Favourite

Si tu respuesta es sí y te acuerdas de Green Book, sabrás entonces que no merecía, de ninguna manera, el máximo galardón de los premios de la Academia, y que su triunfo fue otra prueba de que los votantes premian lo político o social, o lo que es literalmente histórico, por encima del verdadero valor artístico en conjunto. De lo contrario, nos atrevemos a decirlo, en los ahora 92 años de la ceremonia no habrían ganado películas como Spotlight, Argo, El discurso del rey, Crash(quizá la más infame de todas), Shakespeare in Love, Dances with Wolves… incluso Rocky

Todos los años ocurre un evento muy similar, y una película se convierte en el villano de la historia por llevarse el premio mayor o llevarse algunas estatuillas en categorías más técnicas. Y tomando en cuenta los nueve filmes nominados a Mejor Película para este 2020 (y sus contradictorias nominaciones en otras categorías, o en el peor de los casos, nulas menciones), este año habrá un villano seguro.

Por primera vez en mucho tiempo, las películas nominadas vienen de todos lados, de distintos orígenes y con intenciones completamente ajenas unas con otras. Hay velocidad sin necesidad de la famosa “masculinidad tóxica”; adaptaciones brillantes de obras universales y hasta de cómics; hay películas de época sobre la industria del entretenimiento; hay otras películas de época sobre la guerra; hay una historia sobre el matrimonio y la ruptura; una película de gángsters; y una película tan definitiva y universal, que su tema debía ser las brechas sociales.

Estas son las nominadas a Mejor Película 2020:

Jojo Rabbit

Joker

Once Upon a Time in… Hollywood

1917

Marriage Story

Little Women

The Irishman

Ford v Ferrari

Parasite

Este año habrá un villano, y existe la posibilidad de que se llame Joker (con toda la ironía del mundo). Joker de Todd Phillips fue uno de los más grandes éxitos de 2019 a nivel internacional. A un mes de su estreno en octubre, se convirtió en la película clasificación R más taquillera en la historia al pasar los 900 millones de dólares. Se llevó el máximo galardón, el León de Oro, en el Festival de Venecia y en el Festival de Toronto, Joaquin Phoenix recibió un reconocimiento por su trayectoria después de la proyección de la cinta.

Tanto Phillips como Phoenix y Joker, han estado presentes en las primeras ceremonias del cine como los BAFTA, Golden Globes y SAG Awards… y por esto, no podía faltar en las nominaciones de los premios Oscar. Por si no fuera suficiente, logró convertirse en la película con mayor número de menciones en el año al registrar 11, que incluyen las importantes como Mejor Película, Director, Actor, Score, Fotografía, Guion Adaptado, y entre otras.

Instagram @jokermovie

Sin embargo, la historia de los Oscar, nos ha hecho entender que la gran nominada, también es la gran perdedora. Joker tiene varias estatuillas seguras como la de Actor para Phoenix, Score para Hildur Guðnadóttir e, incluso, Mejor Maquillaje y Peluquería. Pero para Mejor Película es donde las cosas se ponen más complicadas, y en caso de que Joker gane, en automático entrará a ese infame círculo de películas que no lo merecían en su totalidad. Pero antes de que te enojes, acá vamos a explicar las razones.

Primero, Joker está basada en un personaje de cómic muy conocido, demasiado conocido. El nombre Guasón vendió la cinta desde que se anunció su producción. Otro punto, favorable para convertirse en algo mainstream, fue la elección de Joaquin Phoenix como protagonista. Después de la interpretación de Heath Ledger en The Dark Knight de 2008, muchos pensaron que no habría otro actor que pudiera ocupar su lugar, por decirlo de alguna manera. El nombre de Phoenix, un actor con papeles selectos y grandes actuaciones, generó más expectativas alrededor de la historia.

El personaje de Joker siempre ha resultado fascinante tanto para los fans del universo de Batman como para los que se encuentran alejados de los cómics e, incluso, sólo conocen los detalles más básicos de la relación entre ambos. Lo que más ha cautivado a las audiencias, de este modo, es que tanto Batman como Joker, son similares. Quizá se debería profundizar en la psicología de ambos personajes, pero en un vistazo superficial, en un choque o conflicto, los dos construyen la síntesis de lo que es humano. Por separado, no podría ser así.

Batman es un justiciero, alguien que ama tanto a su ciudad y su sociedad, que está dispuesto a dar su vida por recuperarla o salvarla. Esa es la tesis. Del otro lado, la antítesis, es Joker con un odio desmedido por el bien que se resume, a la perfección, en la celebre frase de Alfred en The Dark Knight: Hay hombres que sólo quieren ver el mundo arder“. No hay dinero, pero sí poder. El mal por el mal. Juntos, en sus constantes enfrentamientos, la necesidad de uno y de otro no se anteponen por el simple hecho de que ambos creen profundamente en sus ideas.

¡'Joker' también se estrenará en la Cineteca Nacional!

Ahora bien. Joker es una película de orígenes que nos presenta a Arthur Fleck, un sujeto con problemas de salud mental como depresión que, a partir de una serie de eventos relacionados con el rechazo de la sociedad (desde el estrato más alto hasta el más bajo), se desarrolla la personalidad del Guasón. La película presenta ciertas escenas de violencia, específicamente con armas de fuego, un tema que preocupó a diversos grupos en Estados Unidos por la ola de violencia que se ha vivido, con mayor constancia, en los últimos años.

Sin embargo, si nos ponemos un poco más exigentes, Taxi Driver de Martin Scorsese, protagonizada por un sujeto con problemas de insomnio y depresión que busca darle sentido a su vida con una misión que pretende ser suicida, fue mucho más controversial en la época en la que salió en comparación con Joker en 2019. Las preocupaciones en torno a la cinta siempre fueron más banales apegadas a un discurso de los que es políticamente correcto a diferencia de la presentación de un sujeto en la década de los 70 que maneja un taxi y ve porno en lugares de mala muerte. ¿A quién está representando? Si Joker fue menos impactante no fue por el tema en sí, sino la percepción de los medios y las audiencias en el tema.

Las referencias a la película de 1976 son claras, sobre todo cuando convierten al personaje principal en un héroe para los más necesitados, y un monstruo para los que no comprendieron ni comprenderán el entorno en el que se desarrolló desde su infancia y juventud: un exmarine y un niño que sufrió maltrato infantil. Pero aquí también radica la diferencia. Joker se estrenó en un momento en que es válida su historia porque la marginación, pobreza e indiferencia forman parte del panorama.

Y aquí es donde entra la forma en que fue presentada. Joker, no se pone en duda, es una película cuyos aspectos técnicos son precisos y con cualidades artísticas bien cuidadas. Arthur baila y la música lo acompaña no sólo para darle sentido a sus movimientos, sino a sus espacios sucios, solitarios y decadentes. La fotografía también es efectiva en cuanto a que no opaca la sombría presencia del personaje, sino que la potencia.

Pero difícilmente podría compararse con otras películas nominadas en sus otros aspectos técnicos y la complejidad de los mismos. Once Upon a Time in Hollywood y Little Women fueron filmadas en 35 mm, el formato cinematográfico estándar que con un tamaño específico, pretende tener algunas intenciones artísticas y visuales. Ni qué decir del trabajo en el Diseño de Vestuario de películas de época como Jojo Rabbit y, nuevamente, la misma Mujercitas pues, en ambas, las prendas de sus personajes presentan el contexto histórico, pero lo traducen a un discurso actual en cuanto a sus necesidades.

Ford v Ferrari es una película cuya Edición de sonido (y obvio la Mezlca entra aquí) no tiene comparación, igual triunfa en la categoría de Edición donde le hace competencia Jojo Rabbit, The Irishman, y, por supuesto, 1917, película que, además, fue filmada con las intenciones de que parezca una sola toma (un plano secuencia), y es aquí donde también radica el trabajo de edición en el filme…

Foto:IMDb

De ninguna manera estamos hablando que Joker sea una mala película o que no merezca sus múltiples nominaciones, pero en sus partes, siempre hay una cinta que está un punto arriba en grados de complejidad e intenciones artísticas. Al final, nos guste o no, estos son aspectos técnicos de mucha importancia que la Academia, a veces, deja pasar por alto para enfocarse en la universalidad de la película.

Esta podría ser la razón por la cual Christian Bale no recibió una nominación como Mejor Actor por Ford v Ferrari, o The Lighthouse se quedó perdida con una sola mención para Mejor Fotografía, o Bombshell tiene nominación a Mejor Actriz y Actriz de Reparto (algunas otras), pero no en su guión. Y esta podría ser la razón por la cual Joker podría ganar Mejor Película…

Como mencionamos en nuestra reseña cuando salió el filme, la historia de Joker es sumamente repetitiva al grado que cae en la obviedad.Arthur sufre de diversos trastornos mentales, es un personaje trágico cuya vida se cuenta en momentos que fueron alimentando el desequilibrio mental… El mensaje de que tiene un trastorno mental es tan constante y tan repetitivo, Phillips peca tanto hasta con el uso de las palabras “mental illness”, que parece que la historia se obliga a sí misma. Es decir, después de todo lo que atraviesa Arthur Fleck, después de lo vivido, parecía un proceso “lógico” que se quebrara. De este modo, asesinar, violentar a otras personas, es una respuesta a la indiferencia de la sociedad“.

La película es importante y ha sido determinante para las audiencias, pero la Academia debe fijar su atención en cintas que vayan más allá de representar el cine americano y los parámetros que quiere establecer. Si hiciera lo contrario y se fijara en el valor artístico del filme, habrían más películas independientes de propuestas innovadoras en la ceremonia y en grandes categorías. Y ejemplos sobran como The Lighthouse, The Farewell, Uncut Gems (curiosamente, todas estas de A24).

Joker se merece cada una de las nominaciones que recibió. Es una gran película, pero no es el mejor cine que hemos visto y no puede ser el punto de partida a partir de ahora. Tal vez revolucione las adaptaciones de cómic a la pantalla grande fijando su atención en el personaje más allá de los efectos especiales, pero no puede revolucionar a la industria como tal. Es completamente válido un debate en torno a esto, pero que este se desarrolle de manera objetiva y con una pregunta en mente: ¿Joker habría tenido el mismo nivel de atención si no se llamara así, si no fuera la historia de la némesis de Batman?