Muchas personas van a amar esto: Steve Carell se presentó para iniciar el episodio más reciente de Saturday Night Live, pero lo que realmente sorprendió al público es que hubo una pequeña reunión con miembros del elenco de The Office. La razón de todo esto era rogarle al presentador que regresara como Michael Scott para un reboot de la serie.

Para esta pequeña joya de monólogo participaron Jenna Fischer, Ed Helms y Ellie Kemper, quienes en el pasado interpretaron a Pam Beesley, Andy Bernard y Erin Hannon. Carell inició hablando acerca de su trayectoria en el cine, pero rápidamente fue interrumpido por una mujer en la audiencia; esta le preguntó si no pensaba regresar en un reboot de The Office, a lo que el actor respondió que no.

“No lo creo, fue una gran experiencia y adoro a todas estas personas, pero no creo que sea una gran idea”, dijo Steve Carell en el clip. “Tal vez deberíamos dejarlo como está”.

Obviamente, una respuesta como esa no iba a ser suficiente para un público emocionado, así que tuvo que tuvo que salir Kennan Thompson para echarle montón. Cuando Steve le preguntó la ex estrella de Nickelodeon si a él le gustaría que le pidieran volver para protagonizar Kennan & Kel, nuestro muchacho respondió: “Sería un honor”.

Más tarde se unieron Kemper y Helms, quienes rogaron a Carell que aceptara la chamba porque estaban cortos de dinero. Luego Ed agregó que, con esa lana, Steve “ya no tendría que hacer esas tristes películas nunca más”.

Como ninguna de esas súplicas era suficiente, también apareció Pam, que, con una actitud un poco agresiva, le recordó que las últimas que su personaje le dijo a Michael. Spoiler alert: ella sólo le pidió que hiciera el reboot, realmente no citó el último diálogo entre los protagonistas de The Office.

Y para poner una cereza en el pastel, el monólogo contó con la presencia de Nancy, la esposa de Carell, quien también tuvo un papel como invitado en The Office como agente de bienes raíces y la novia de Michael Scott. Después de pedir a su esposo que se dejara de poner sus moños, le hizo saber que su presencia no era necesaria y dejó el escenario junto con sus hijos. ¡La escena no tuvo precio!

En fin, hasta ahora se sabe que están recreando esta icónica serie, pero pocos son los detalles que se han revelado con respecto a su desarrollo. Tal vez valga la pena ver la versión del 2005, sólo para recordar buenos tiempos.