Seguramente a estas alturas de la vida ya conoces perfectamente a Rilakkuma, el tierno osito japonés creado por una exempleada de la compañía japonesa San-X que llegó en 2003 para intentar robarse los corazones de todos y entrar al quite con otros personajes famosones como Hello Kitty o Snoopy, que podemos encontrarlos prácticamente en todos lado al igual que él, quien por cierto hace unas semanas hizo su debut en Netflix con una serie animada en stop motion. ¡Órale! 

Si por alguna razón no se metieron al netflais en el último mes, les contamos que el popular servicio de streaming llevó a su catálogo la miniserie animada “Rilakkuma y Kaoru”, la cual está compuesta por 13 capítulos y que nos cuentan cómo una oficinista que parece no encontrarle sentido a la vida y estar aburrida de la rutina diaria en la que se ve envuelta, vuelve a encontrar la luz y el optimismo gracias a Rilakkuma y otros amigos, quienes se encargan de llenar de felicidad el hogar de Kaoru, mostrando lo mucho que los amigos pueden ayudarnos en esos días grises.

Si tan solo el concepto de la serie ya les llamó la atención -o les hizo derramar la lagrimita- entonces deben checar la animación en stop-motion y la belleza estética que contiene la historia de Rilakkuma, que fue escrita por Naoko Ogigami y dirigida por Masahito Kobayashi, pues sin duda eso le da un toque que la diferencia de todas las producciones que Netflix nos ha ofrecido en todo su catálogo.

Y si tú eres de los que no gustan de series con capítulos eternos, entonces no hay duda de que Rilakkuma y Kaory es la serie para ti, ya que cada episodio dura aproximadamente 12 minutos, por lo que puedes echártela cuando estés en el break de la oficina u escuela, o cuando llegas del trabajo y pasas tiempo con tu familia. 

Por cierto, tuvimos la oportunidad de asistir los estudios Dwarf en Tokio, Japón, para platicar con el director, Masahito Kobayashi, y el animador en jefe, Hiro Minegeshi, a quienes pudimos conocer, y nos platicaron un poquito acerca de los retos de realizar este stop-motion… y ojo porque fue el primero que se hizo en Dwarf.

Este estudio de animación también estuvo detrás de los cortos de Domo-kun (ya saben, la muy popular mascota de la cadena japonesa NHK), y en esta ocasión se aventuraron a entrarle al quite con Rilakkuma para Netflix.

Foto: Especial

Foto: Especial

Acá les dejamos un video del making of de este stop-motion: