El mundo del cine se ha encontrado con una herramienta capaz de dejarle hacer prácticamente lo que quiera gracias a los avances en los efectos digitales.

Desde poner a un hombre a volar, hasta dejarnos ver dragones y otras míticas criaturas. Ahora, los efectos CGI han avanzado lo suficiente como para traer a los difuntos a la vida… o algo así:

Causando una gran controversia por la falta de ética de utilizar la imagen de una persona muerta, la aparición de Grand Moff Tarkin hizo que pudiéramos abrir los ojos aotras posibilidades.

Es cierto, el efecto de Grand Moff Tarkin aún no es del todo convincente pero no se puede negar que el resultado final es más que impresionante. En verdad pareciera que Peter Cushing hubiera vuelto a la vida –o lo más cercano a eso.

Aún así, la ética sobre hacer algo así aún permanece en el aire, debido a que esto podría ocasionar que se use la apariencia de alguien sin su consentimiento.

En fin, sabemos que los muchachos de ILM nos seguirán ofreciendo momentos y criaturas aún más increíbles.