El 3 de mayo de 2018, se dio a conocer la noticia de que Bill Cosby y Roman Polanski, quedaban fuera de la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas. La decisión de expulsarlos se tomó a partir de que ambos son personajes acusado de violencia sexual. Bill Cosby fue sentenciado de 3 a 10 años en septiembre de 2018 por acoso sexual. El caso de Polanski es aún más complicado.

En 1978, el director polaco estuvo 42 días en la cárcel. Cuando esperaba su sentencia, huyó de Estados Unidos justificando su salida del país por un “engaño” de parte de la corte. Dijo que le prometieron 90 días de evaluaciones psiquiátricas, pero en su lugar lo iban a sentenciar a 50 años de cárcel. Es decir, lleva más de 41 años siendo un fugitivo en un caso de violación a una menor de edad. Se acusó a Polanski de tener relaciones sexuales con una niña de 13 años bajo influencia de drogas.

Sin embargo, y a pesar de ser una persona acusada con un proceso legal previo, Roman Polanski siguió construyendo una sólida carrera en el cine que lo llevó, incluso, a llevarse la Palma de Oro en 2002, tres premios Oscar incluido Mejor Director en 2003 y varios reconocimientos por El pianista de 2002. Desde su arresto, hizo grandes películas como Tess, Bitter Moon, Oliver Twist, La venus de las pieles y más.

Su expulsión parecía lo correcto considerando que unos meses antes, se destapó el escándalo sexual de Harvey Weinstein en el que cientos de mujeres fueron víctimas de diversos casos como abuso de poder, sexual, acoso y violaciones. “La Junta continúa alentando estándares éticos que requieren que los miembros defiendan los valores de la Academia de respeto por la dignidad humana”, emitió la Academia a través de un comunicado.

Ahora, a menos de un año de su salida, Polanski emitió una demanda contra la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas pidiendo a un juzgado de Los Ángeles que lo vuelvan a integrar como miembro en buenos términos. El abogado Harland Braun dice que nunca se le dio a Polanski la oportunidad de defenderse del caso, y eso es una violación a las políticas que asume la Academia. En la carta, Polanski dice que sus películas han sido nominadas a 28 premios de la Academia, y que él ha estado nominado a seis de ellos. Además, mantendrá su Oscar de Director por El pianista

El caso de Polanski es muy similar al de Woody Allen. En 2014, Allen fue acusado por su hija, Dylan Farrow, de abuso sexual cuando esta era una menor. Sin embargo, nadie le dio relevancia hasta que comenzó a tomar fuerza el movimiento de #MeToo. Y no sólo eso. En 1997, se casó con Soon-Yi, quien fuera su hija adoptiva junto con Farrow también. Ante estos dos casos, Allen siguió haciendo cine sin dejar de ser reconocido en el proceso.