Youtube

Recuperar las horas de sueño en ‘finde’ no es buena idea

¿Qué onda con su fin de semana? ¿Son de los muy disciplinados que sin importar el día se levantan y se acuestan a la misma hora o llegandito el viernes de farra lo aprovechan para después tener depresión post party  e hibernar el fin de semana? Se calcula que el  50% de la población mundial, aprovecha los fines de semana para descansar y dormir más horas para reponer las faltantes de sueño entre semana, pero según afirman diferentes estudios científicos, esto puede ser perjudicial para la salud.

En 2018, la Universidad de Estocolmo, publicó una investigación donde a lo largo de 13 años monitoreo el sueño de casi 50 mil participantes para estudiar una posible relación entre la mortalidad y las horas de sueño. Dividieron a los participantes en dos grupos, los menores de 65 años y los de la tercera edad. Entre los individuos menores de 65 años, el sueño menor o igual a cinco horas entre semana y mayor o igual a nueve horas en sábados o domingos se observó  una asociación perjudicial, pero no mortal.

Recuperar las horas de sueño en ‘finde’ no es buena idea

Pinterest

En cambio, los mayores de 65 años con  sueño corto, pero no prolongado, se asoció con un aumento de mortalidad, llegando a la conclusión de que posiblemente, el sueño de fin de semana largo puede compensar el sueño de los días de semana cortos, dependiendo de múltiples factores como la edad, alimentación y enfermedades crónicas, entre otros.

Desde hace décadas los científicos han insistido en tener una disciplina en el ciclo circadiano y es que mucho se habla que los malos hábitos de sueño pueden influir en problemas de salud, desde ganar peso, problemas cardiovasculares, diabetes y algunas otras alteraciones. Para comprobarlo, la Universidad de Colorado Boulder realizó un nuevo estudio, publicado esta semana en la revista Current biology, en el que experimentó con tres grupos segmentados.

Recuperar las horas de sueño en ‘finde’ no es buena idea

Pinterest

Unos participantes durmieron nueve horas diarias, otros solo pudieron descansar cinco horas, y finalmente otro en el que pasaron cinco días durmiendo cinco horas, todo esto por nueve días, pero llegado el fin de semana, podían dormir hasta que ellos quisieran, para después volver a la rutina.

Los últimos dos grupos ganaron peso relacionado con una disminución en la sensibilidad a insulina, es decir,  mientras más dormían los fines de semana, mejor era su segregación de insulina y perdían el peso ganado en la semana.

Pero antes de que se empiecen a emocionar, déjenme decirles que los científicos detectaron un contraste en cuanto llegaba el lunes, al comenzar la semana, nuevamente los niveles de insulina eran insuficientes y se ganaba más peso que el que se había perdido.Por lo tanto, está más que comprobado que la falta de hábitos de sueño perjudica nuestra salud, desde alterar el estado de ánimo, la salud cardiovascular, el sobrepeso y hasta una posible diabetes.