Hace un par de semanas, el príncipe Harry entrevistó a Barack Obama para una especial del programa Today de la BBC. Ambos son amigos desde hace tiempo, por lo que la entrevista fue mucho más relajada y
Obama habló de cómo es su vida fuera de la Casa Blanca, sus propósitos para el 2018, sus proyectos y una que otra pedrada sobre el uso irresponsable en internet, solo le faltó el nombre y apellido de Donald Trump, así que si no la han podido ver, les presentamos los mejores puntos de la charla:

Me levanto más tarde y tengo el control

Barack Obama en vacaciones

La primer pregunta que hizo el príncipe Harry, fue acerca de cómo ha cambiado la vida del expresidente, lejos de la Casa Blanca. A lo que Obama contestó: “Me levanto más tarde”, fue lo primero que dijo el exmandatario. “Y es maravilloso poder tener control sobre tu día, de una forma que simplemente no puedes cuando eres presidente. Ahora cuando me levanto puedo tomar mis propias decisiones acerca de cómo quiero usar mi tiempo, sobre qué necesito hacer para impulsar las cosas que me importan profundamente y eso por lo general es liberador.

Extraño el trabajo en equipo

Pero si hay algo que extraña Obama es a su equipo de trabajo, así como el trabajo mismo.”Lo que haces a diario puede impactar a millones, a veces miles de millones de personas, así que tener a tu lado a gente súper enfocada, que está ahí por las razones correctas… Extraño eso. Y extraño el trabajo mismo, porque era fascinante y gratificante”, agregó. “Uno sabía que incluso si una política específica no funcionaba bien, al hacer bien el trabajo allá fuera había alguien (que estaba mejor), tal vez una madre preocupada por un hijo enfermo que ahora tiene un doctor… Ese tipo de satisfacción es difícil de igualar”.

Que pasó por su cabeza, el día que entregó la presidencia a Trump

Barack Obama Donald Trump

El hijo menor de Lady Di, preguntó a Obama sobre lo qué pasaba por su cabeza, el día de la toma de posesión de Donald Trump. El expresidente pensaba en lo más importante, el amor a su familia. “Lo primero que pasó por mi cabeza, sentado como estaba al lado de Michelle, era lo muy agradecido que estaba de que hubiera sido mi compañera durante todo ese proceso. “Hicimos el trabajo de una forma que preservó nuestra integridad y nos dejó completos, no cambiamos fundamentalmente y eso generó una sensación satisfactoria. Ahora, todo eso se mezclaba con el trabajo que quedó sin hacer, con preocupaciones acerca del rumbo del país. Pero en general había un sentimiento de serenidad, más que lo que me esperaba”.

La vida comienza a los 40

La pareja presidencial degustó platillos mexicanos en Cosme

“Siempre le dije a Michelle, y creo que ella estaba de acuerdo, que nuestra suerte fue que no nos volvimos famosos hasta que ya habíamos cumplido 40 años, cuando fui electo al Senado y me convertí en una figura nacional, ya era un adulto, estaba establecido, era un padre, había cambiado pañales. Así que aunque el proceso fue algo surrealista, porque pasó muy rápido, ya sabíamos quiénes éramos, en que creíamos y qué era importante. Cuando me bajé de la rueda no se sentía como si mi identidad dependía del cargo: mi relación con mi familia, mis amigos, los valores que me importaban, se sentían bastante consistentes, así que no se sintió como una ruptura abrupta”.

La vida después de mañana

Barack Obama tiene la t

“Una de las cosas de dejar la presidencia fue que me di cuenta que mi vida estaba muy acelerada. De pronto todo se sentía, como si se moviera en cámara lenta”. Como ejemplo, contó que su abogado le había insistido una vez en la necesidad de reunirse con alguien “inmediatamente”, pero se sorprendió cuando él le dijo “Ok, mañana”. “Él me dijo: ‘¡No, se necesitan al menos dos semanas!’ y yo le tuve que explicar que de donde yo venía ‘inmediatamente’ significaba que si no se hacía algo en media hora alguien podía morir”.

Hay un menor nivel de intensidad y a veces eso significa que no sientes la misma carga de adrenalina, pero también significa que puedes pensar mejor”, reconoció Obama. “Creo que ahora puedo enfocarme en problemas de largo plazo en una forma en la que como presidente no siempre puedes, porque parte del trabajo es responder a lo que tienes en frente”, agregó. “Y la posibilidad de enfocarse en el largo plazo es un gran lujo, que también te da la posibilidad de reflexionar y estudiar de una forma en que a veces como presidente no puedes”.

Empoderar a los millenials

Barack Obama Millenials

El quinto en la línea de sucesión al trono británico le pidió un consejo a Obama para ayudarle a empoderar a los jóvenes.

“Es algo en lo que he estado pensando durante mucho tiempo, porque si piensas en mi campaña en 2007-2008, tenías a este afroamericano, nacido en Hawái, llamado Barack Hussein Obama, que de alguna manera se convirtió en presidente. “¿Y cómo pasó?”.

“Pasó fundamentalmente porque había jóvenes de 20, 23, 25 años que empezaron a visitar comunidades en las que a menudo nunca habían estado y que creían en la posibilidad de un tipo de política diferente”.

“He visto el poder de estos jóvenes y creo que la clave —y esto suena simplista, pero es verdad— es tener confianza en los jóvenes y darles a los jóvenes la capacidad para tomar decisiones y empujar sus propias organizaciones, darles la capacidad de salir a la realidad y cambiar el mundo”.
Y el exmandatario dijo creer que muchas de las críticas hechas a los llamados millennials en realidad reflejan el sesgo “de aquellos que están cómodos con el poder tal y cómo se ejerce hoy en día”.

Las Fake News

Así funciona el millonario negocio de las Fake News

Obama, no perdió oportunidad de hablar de las fake news, “El reto es cómo encauzamos estas tecnologías de forma que permitan una multiplicidad de voces y una diversidad de opiniones, pero que no conduzca a una balcanización de nuestra sociedad”, dijo.

En lugar de eso, insistió Obama, hay que tratar de que internet siga ayudando a encontrar cosas en común. “No estoy seguro de que el gobierno pueda legislar sobre eso”. Obama no dudó en poner una importante cuota de responsabilidad sobre aquellos en posiciones de liderazgo, a los que invitó a “encontrar formas en las que recrear un espacio común en internet. Uno de los riesgos de internet es que la gente puede terminar viviendo en realidades completamente diferentes, pueden terminar confinadas a información que solo reafirme sus actuales prejuicios”.

Y, para luchar contra ello, Obama cree que es clave lograr hacer que las comunidades virtuales hagan lo posible por salir al mundo real. Las redes sociales son una poderosa herramienta para que gente con intereses comunes se encuentre, se conozca y conecte, pero es importante desconectarse y encontrarse en un pub, reunirse en un lugar de culto, reunirse en un barrio y conocerse”. Su explicación: de esa forma es más fácil identificar cosas en común en medio de las diferencias. Pero también es más difícil ser insoportable y cruel en persona que anónimamente por internet como lo es mucha gente”, destacó.

¿Tangas o boxers?

La confianza que ambos se tienen, permitió que la entrevista llegara a la total sinceridad, cuando el Principe Harry, preguntó a Obama si prefería tangas o boxers?

“Lo siento, no contestamos ese tipo de preguntas”, dijo Obama, quien sin embargo sí admitió preferir a Michael Jordan por encima de LeBron James y a Aretha Franklin por encima de Tina Turner. a entonados en broma, Obama aprovechó para confesar que prefería al príncipe William, por encima del mismo Harry. “al menos ahorita” aunque su diplomacia hizo confesar que le gustaba más la serie protagonizada por la prometida del entrevistador, que la serie The Good Wife. “Muy buena respuesta”, le dijo Harry.

Siguiendo con los gustos hollywoodenses, Obama también confesó que en cuanto a personajes de Friends, prefería a Rachel más que a Mónica y la película Titanic por encima de “El Guardaespaldas”.