The Midnight Sky: Una lectura moderna de ‘On the Beach’, pero con esperanza

Acá les dejamos nuestra reseña de 'The Midnight Sky', la nueva película de George Clooney en Netflix sobre el fin de la humanidad.

The Midnight Sky de George Clooney está disponible en Netflix como parte de sus originales.

En 1959, Stanley Kramer estrenó una de sus películas más populares, On the Beach, basada en una novela del mismo nombre escrita por Nevil Shute. Esta historia post apocalíptica nos muestra al mundo en 1964 después de una Tercera Guerra Mundial que se determinó por un conflicto nuclear.

La humanidad fue exterminada casi en su totalidad. Las únicas personas que sobrevivieron, hasta ese momento, se encuentran en Australia donde todavía no han llegado las secuelas de la guerra: el aire parece estar envenenado por los residuos radioactivos. Pero no hay esperanza. Eventualmente, todo dejará de ser o al menos ya no habrán testigos conscientes del fin de las cosas, de la destrucción de la humanidad.

Imagen de ‘On the Beach’ de Stanley Kramer en 1959. / Foto: IMDb

The Midnight Sky, la nueva película de George Clooney en Netflix, es una lectura moderna de On the Beach que cambia algunos de sus elementos, pero sostiene la misma premisa: el exterminio no viene de una guerra nuclear, sino de ignorar el cambio climático.

Sin embargo, la diferencia más destacada es el final. Clooney decide darle algo de esperanza a sus personajes, que si bien no es el escenario ideal y sigue siendo fatídico, sí representa la posibilidad de un futuro.

The Midnight Sky

The Midnight Sky es una adaptación de Good Morning, Midnight de Lily Brooks-Dalton realizada por Mark L. Smith, responsable del guion de The Revenant de Iñárritu.

La cinta está ambientada en 2049 y nos presenta al doctor Augustine Lofthouse, un aclamado científico que en su juventud descubre la posibilidad de crear comunidades fuera de la Tierra. Ahora, es un hombre sumamente enfermo que desde un observatorio en el Ártico (el último lugar en llegar las secuelas de la devastación del medio ambiente), ve cómo la humanidad va colapsando.

George Clooney y Caoilinn Springall como Augustine e Iris. / Foto: Netflix

La cinta arranca con la evacuación en helicóptero de un grupo de personas a tres semanas “del evento”. Todos intentan huir de lo inevitable, todos menos Augustine, quien decide quedarse no para sobrevivir unas horas, días o semanas más que el resto, sino para intentar establecer contacto con las otras estaciones y misiones espaciales.

Del otro lado se encuentra Aether, una nave espacial tripulada por el capitán Ade, la experta espacial Sully, el piloto Mitchell, el ingeniero Sánchez y Maya, el miembro más joven de la tripulación encargada de validar la teoría de Augustine: un planeta donde se puede desarrollar vida.

Augustine, entendemos, se convierte en el único ser humano con vida en la Tierra, y ahora sus esfuerzos se centran en contactar a la tripulación de Aether para decirles que no vuelvan a casa. La idea de no poder ir a casa porque hay un peligro, es devastadora. Y eso hace de The Midnight Sky una película que resuena fuertemente con la realidad: no podemos ir a casa con nuestros padres, familia, amigos porque hay un riesgo en hacerlo. ¿Qué sigue Aether y qué sigue para nosotros?

Demián Bichir como Sánchez en ‘The Midnight Sky’. / Foto: Cortesía NETFLIX

¿Cuál es el mejor uso de nuestro tiempo?

The Midnight Sky es un filme de silencios, meditativo y emocionalmente intenso a partir de dos de sus elementos. El primero es la relación que Augustine establece con una niña llamada Iris (Caoilinn Springall), la cual se quedó en el observatorio por accidente. La niña no habla pero reacciona ante su único compañero.

Su presencia no representa esperanza, sino una motivación para Augustine en su intento de establecer contacto con Aether. En uno de los momentos más emotivos del filme, el protagonista le cuenta a la niña sobre Polaris, la estrella más importante de un cielo que ya nadie volteará a ver.

Demián Bichir con George Clooney en el set de ‘The Midnight Sky’. / Foto: Cr. Philippe Antonello/NETFLIX

Y en segundo lugar, es la dinámica entre los tripulantes de la nave. Sully y Ade están esperando un bebé, una niña, y su idea es volver a la Tierra para anunciar que la vida fuera de este planeta es posible. A lo largo de la cinta, y en las pocas intervenciones de estos personajes, todos debaten sobre cuál es el nombre que debería recibir la niña. Un ambiente artificial rodeado de elementos meramente humanos.

Mitchell y Maya ansían volver con sus familias, por lo que utilizan una especia de hologramas o videos simulados de situaciones que vivieron en la Tierra. Mitchell “desayuna” con los hologramas de su esposa e hijos mientras Maya lee un libro junto a su hermana y amigas. Sánchez se conserva como el único misterio de la cinta hasta el final. Es el más grande de la nave, es igual solitario y resume uno de los mensajes de la cinta que es, ¿Cuál es el mejor uso de nuestro tiempo?”.

‘The Midnight Sky’ / Foto:
Philippe Antonello/NETFLIX

La música y Clooney como protagonista

Como mencionamos, The Midnight Sky es un filme de silencios en una atmósfera solitaria, melancólica, devastadora y triste. Por momentos llega a ser abrumador. Pero para romper esa impresión, está el trabajo de Alexandre Desplat en el score. Iris no habla y Augustine es un sujeto tan agotado, que no expresa sus emociones.

No hay sonrisas, ni lágrimas, nada. Por lo que la música dirige las emociones para la audiencia, y eso es maravilloso. Nos permite asumir que los silencios de dos personajes, significan algo más de lo que a simple vista se percibe. Sin embargo, y es justo decirlo, eso contribuye a que la película se sienta lenta… muy lenta y puede complicar la experiencia considerando, además, que la mayoría veremos la cinta en nuestras casas con todas las distracciones.

Felicity Jones como Sully junto a David Oyelowo como Adewole. / Foto: Philippe Antonello/NETFLIX

También debemos decirlo, la interpretación de George Clooney es lo mejor de The Midnight Sky. A falta de conversaciones en un ambiente desolador, no queda de otra que ser expresivos sin necesidad de manifestar una emoción concreta.

Augustine, mencionamos, es un tipo difícil de leer a partir de sus circunstancias, pero en sus silencios y falta de expresión, hay mucho por decir, y eso sólo lo logra un buen actor. Así que en definitiva, Clooney como protagonista es lo más destacado.

¿Como director?

Clooney es una de las tres personas que han sido nominados en seis distintas categorías de los premios Oscar junto a Walt Disney y Alfonso Cuarón. Tiene dos galardones por su trabajo como productor de Argo y su actuación en Syriana. En su historial como director, además de The Midnight Sky, tiene otros dos títulos.

Confessions of a Dangerous Mind, donde debutó con un guion de Charlie Kauffman (y luego fue falsamente acusado por un medio de no haber dirigido la cinta) y Good Night, and Good Luck con la cual debutó como guionista. Llevaba 15 años sin sentarse en la silla de director y vuelve con su proyecto más ambicioso: una aventura espacial sobre el fin de la humanidad.

Kyle Chandler como Mitchell en ‘The Midnight Sky’ / Foto: Netflix

Nos atrevemos a decir que en The Midnight Sky vemos algo de la experiencia que le han traído sus más de 35 años como actor. Volvemos a decirlo, Clooney como Augustine merece varios reconocimiento más allá de la crítica. Y es su misma faceta como actor, la que lo llevó a poder salir victorioso con esta nueva producción.

Como recordamos, en 2002, Clooney protagonizó Solaris de Steven Soderbergh, una nueva adaptación de la novela de Stanislaw Lem que vio su primera vuelta en el cine en 1972 bajo la dirección de Andrei Tarkovsky. Y poco más de 10 años después, participó en Gravity de Alfonso Cuarón. Estas dos experiencias se pueden ver en The Midnight Sky, sobre todo con Cuarón.

Tiffany Boone como Maya junto a Demián Bichir. / Foto: Netflix

Gravity es, quizá, la primera película sobre el espacio que nos muestra un lugar sin tiempo y sin límites. El mismo Clooney lo ha dicho, que en Gravity no hay norte ni sur, no hay dirección en su inmensidad. Con The Midnight Sky se maneja un concepto visual muy similar.

Visualmente hablando, y de la mano con Martin Ruhe, esta cinta es sensacional. Hay un escena específica en la que Sully, Ade y Maya salen a dar un paseo espacial en reparación de la nave. Todos los componentes son geniales: las actuaciones, la música (el score y un momento musical con “Sweet Caroline”) y el paisaje. 

George Clooney, David Oyelowo y Tiffany Boone / Foto: Cr. Philippe Antonello/NETFLIX ©2020

Entrevista con The Midnight Sky

The Midnight Sky no es la mejor película espacial ni una de las mejores cintas de ciencia ficción en los últimos años, pero resguarda una historia de humanidad que vale la pena verse, evaluarse y analizar cómo es que hace unos meses habría cumplido un objetivo distinto al de ahora. 

La cinta se dejó de filmar a finales de febrero de 2020, cuando la pandemia todavía no azotaba al mundo. Y en cuestión de meses, fue dejando de ser 100 por ciento ciencia ficción y un poco más de realidad con personajes que valen la pena llevarnos por un rato. 

Por eso, nos da mucho gusto contarles que tuvimos la oportunidad de platicar con George Clooney sobre The Midnight Sky, su referencia a On the Beach, la urgencia de ver este filme y de paso, también nos conectamos un rato con Demián Bichir (Sánchez), Felicity Jones (Sully), Kyle Chandler (Mitchell) y David Oyelowo (Ade) para hablar de todos estos componentes.

Top Relacionadas