Si el 19 de septiembre no significara lo que ahora significa, seguro ya lo hubiéramos convertido en fiesta nacional… o, mínimo, en motivo para chutarnos la de El Vagabundo o El Ceniciento. Pero como el aniversario del nacimiento del gran Tin Tan resultó hoy… pues ni modo: el pachucote de México deberá conformarse con el honor de ser el doodle que hoy dedica el principal buscador por internet, Google.

Un día como hoy, pero de hace 104 añotes, nació en la Ciudad de México Germán Genaro Cipriano Gómez Valdés de Castillo, más conocido como Tin Tan… el Pachuco de Oro: uno de los más grandes y versátiles comediantes que el cine mexicano ha tenido en las pantallas, en las cuales apareció en más de 100 ocasiones, con cintas como El hijo desobediente, El rey del barrio, Simbad el mareado, La marca del Zorrillo, El bello durmiente  y un titipuchal de muchas más.

Hijo de un empleado aduanal, Tin Tan pronto agarró su camino, al ingresar a trabajar a la XEJ, una radio local de Ciudad Juárez, Chihuahua, ciudad a la que llegó muy chico y en la que conoció la imagen del pachuco a la que años más tarde convertiría en su marca personal.

Pero bueno, todos esos son datos biográficos que la mayoría ya conoce. Lo mismo que el hecho de que, además de buen actor, Germán Valdés tenía la gracia de ser excelente para echar el gallo. De ahí que, cuando se ponía serio, lograba interpretar canciones como las que dejó en los 11 discos que grabó, con boleros como Bonita y Piel Canela.

Por cierto… la frase que ahora a hecho rúbrica el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), ésa de “me canso ganso”, ¿de dónde creen que la sacó? Efectivamente, de uno de los muchos delirantes diálogos que Tin Tan se aventó en sus películas.

En este caso, en El niño perdido, de 1947: “me canso, ganso, dijo un zancudo cuando volar no pudo, una pata se le torció y la otra se le hizo nudo, luego le dio laftosa y hasta se quedó mudo y ya mejor no le sigo porque luego yo sudo!”