El sociólogo francés Edgar Morin, alguna vez cuestionó la relación del humano con la Naturaleza a partir de dos conceptos: la cultura y la biología. “No somos 50 por ciento culturales ni 50 por ciento naturales. Somos 100 por ciento culturales y 100 por ciento naturales”. Y con esto se refiere a que los actos naturales y/o biológicos también son culturales. Por ejemplo, cuando un bebé nace, como parte de un proceso reproductivo, se realizan rituales meramente culturales (incluso religiosos) como el bautismo y el registro de su existencia con un nombre y un número. “No podemos hacer las dos cosas por separado”, dijo.

Sin embargo, también estableció un alejamiento del hombre a su naturaleza, a su propia biología, a través de la cultura, de sentirse únicos en un universo inexplorado. Convertirse, de alguna manera, en una minoría que no comprende (o se niega a aceptar) su constitución física similar a la de otros seres vivos y materiales que componen la Tierra. Y esto es precisamente la base de la decadencia del hombre y su incapacidad para definir lo que es humano y, por ende, lo que humaniza…

Robert Pattinson como Monte en ‘High Life’.

Esta falta de respuesta es la premisa de High Life, el último largometraje de la directora Claire Denis y cuya producción y distribución corre a cargo del estudio independiente A24. High Life tuvo su primera proyección durante el Festival Internacional de Cine de Toronto en 2018 y, en automático, recibió buenas críticas por el trabajo de Denis, pero sobre todo por la construcción de una historia que redefine la ciencia ficción como género fílmico: ciencia ficción no es sinónimo de tecnología, máquinas y ciencia, sino de biología y naturaleza humana representada con semen, leche materna, sangre y sexo.

Debis y A24 liberaron el segundo tráiler oficial de High Life con Robert Pattinson en el papel principal junto a Juliette Binoche, Mia Goth, André Benjamin (André 3000) y Lars Eidinger. Este filme sigue la historia de un grupo de personas sentenciadas a muerte (sus crímenes son desconocidos) que, para redimir sus actos, son enviados a una misión espacial como parte de una investigación sobre la extracción de energía en un campo gravitatorio, el cual está íntimamente relacionado con la existencia de un agujero negro. Sin embargo, van a morir.

Mia Goth como Boyse en ‘High Life’.

Pero en lo que su destino fatal llega, Denis nos presenta a una serie de personajes como Monte y Boyse, quienes son elegidos por la doctora Dibs para realizar experimentos de reproducción. Esto se suma al efecto de aislamiento y los efectos biológicos de llegar a zonas inexploradas en las que el cerebro se dirige a las acciones más básicas. “Break the laws of nature and you’ll pay for it”… 

Por acá les dejamos el tráiler de High Life: