Editors Choice

Vagando con Sopitas.com presenta: El Maracaná de Tepito

Tenía más de un año desde la última vez que visitamos Tepito. En aquella ocasión realizamos un Vagando con Sopitas.com sobre los altares de la Santa Muerte que se encuentran en ese viejo barrio de la Ciudad de México. Ahora, el pretexto para volver es visitar una de las canchas de futbol más peculiares del país.

No hablamos de un estadio profesional o de una moderna cancha de entrenamiento de algún club, sino de un espacio único y cargado de una idiosincracia muy especial. De cariño le dicen “El Maracaná”, y así como el estadio brasileño al cual debe su nombre, esta cancha ubicada en el corazón de Tepito también es un sitio mítico, legendario.

Ésta es la historia de nuestro encuentro con el Maracaná…

maracana_tepitos_

Regreso al Barrio Bravo

Por comodidad decidí llegar en metro a Tepito, de hecho es el medio de transporte que le recomiendo a todo aquel que quiera explorar todo lo que esta peculiar zona ofrece. Apenas uno sale de la estación se ve inmerso en un ecosistema que tiene sus reglas muy peculiares. Quizá el visitante primerizo se sienta abrumado por la experiencia pues de golpe se percibe una atmósfera donde hasta el aire es diferente.

No importaba que fueran casi las 3 de la tarde de un lunes perezoso, el barrio de Tepito me recibió lleno de vida. Gente que parece siempre tener prisa, motos que van y vienen entre las calles, comerciantes que a gritos anuncian los productos que venden, música populosa y los claxons de los autos atrapados en el tráfico son sólo algunos de los elementos que suman para formar una llamativa totalidad.

unmaracana_tepito2

Llegar al Maracaná realmente no es complicado: Saliendo del metro se debe caminar en dirección contraria al flujo vehicular sobre la acera derecha de avenida Granaditas. Unas calles adelante te toparás con Florida, ahí es donde debes girar y caminar todo derecho hasta topar con una pared de puestos ambulantes. Dicho así suena muy sencillo, sin embargo, entre todos los comercios, estructuras metálicas y personas es fácil nortearse y confundirse.

maracana_tepito18

Cuando la calle llegó a su final, entre un pequeño resquicio que había entre un par de puestos que tenía enfrente se asomaba detrás de una reja lo que parecía ser una cancha verde de futbol, señal de que me encontraba a unos metros del legendario Maracaná.

Flores entre el asfalto

Para muchos podría resultar incomprensible que en medio de un ambiente como el del Barrio Bravo -para nadie es un secreto que hablamos de una de las zonas con mayores índices delictivos de la ciudad- hayan surgido algunas de las leyendas más importantes del deporte nacional.

No obstante, después de analizarlo con detenimiento vemos que esta relación tiene toda la lógica del mundo. Y es que si algo ha caracterizado a los habitantes de Tepito es el orgullo por su barrio. Pese a la mala fama con la que han lidiado por décadas, la inmensa mayoría de los tepiteños son gente honesta que sale todas las mañanas a partirse el lomo para subsistir, personas aguerridas y de carácter que nunca se achican ante ningún reto. Estas características que acabamos de enumerar sin duda deben estar presentes en todo atleta que desee sobresalir.

Boxeadores Raúl “Ratón” Macías y Rubén Olivares; los luchadores El Santo y Huracán Ramírez; o los futbolistas Manolete Hernández y Cuauhtémoc Blanco, son tan sólo un ejemplo de figuras que, o nacieron en Tepito, o vivieron un tiempo ahí, forjando las bases que los llevaría a destacar en los más altos niveles.

ratmacias_

Aunque por siglos la zona de Tepito ha estado dedicada completamente al comercio (en su mayoría ilegal), han surgido espacios para la práctica deportiva donde los lugareños han podido desarrollar sus talentos. Si bien la gran mayoría de estos sitios son precarios y poco funcionales, han sido suficientes para que se forjen varias deportistas sobresalientes. Uno de estos sitios fue una cancha que surgió alrededor de 1957, cuando se inauguraron los mercados aledaños (14, 23, 36 y 60) y los puestos que obstruían la Plazuela de Tepito fueron reubicados, dejando ese terreno libre.

Ahí, varios jóvenes entre los que se encontraba Bernardo Hernández Villaseñor “Manolete”, quien sería futbolista profesional y durante toda su carrera defendería la playera del Atlante, pugnaron para que en lugar de un instalar un jardín se usara ese espacio para la práctica deportiva. Ellos mismos comenzaron a quitar piedra por piedra para despejar el terreno.

manolete_s

Con ayuda del Club Veteranos de la Amistad en esa árease levantaría un gimnasio y una precaria cancha de futbol que los lugareños bautizarían como “El Maracaná”. Llena de piedras, tierra y con porterías de madera, este campo futbolero sería adoptado por los comerciantes y habitantes de Tepito para divertirse.

maracna

San Francisco de Asís

Continué caminando por las calle de Caridad y después giré en Toltecas. Entonces vi la entrada a un deportivo donde supuse podría ingresar al Maracaná, sin embargo decidió darle una vuelta al exterior para ver qué más encontraba. En esas andaba cuando me encontré con una pequeña plazuela libre de puestos en la que se podía ver el azul del cielo y no los plásticos y lonas de colores que habitualmente cubren los pasillos de alrededor

Ese espacio abierto desemboca en la Iglesia de San Francisco de Asís, que desde el exterior aparenta ser pequeña y a la que decidí adentrarme movido por la curiosidad.

maracana_tepito3

En el interior reinaba la calma y el silencio, además no había nadie más que yo. Aquello fue como entrar en una cápsula aislante pues los ríos de gente, el escándalo de teles con películas piratas, las canciones guapachosas y los gritos de los vendedores dieron paso a una paz absoluta. Costaba trabajo creer que dos ambientes tan distintos pudieran coexistir tan estrechamente.maracana_tepito5

Después de esta sorpresa fui reparando en más detalles: Aquella iglesia es de dimensiones mayores de las que parece, además de que su interior está impecablemente limpio y conservado.

maracana_tepito4

Además de la nave principal hay otras áreas aledañas que acrecientan aún más la sensación de estar en un sitio infinito en el que me permití quedarme varios minutos antes de reanudar el camino.

maracana_tepito8

Se cuenta que siglos atrás, en el sitio donde ahora se ubica está esta parroquia, se encontraba un templo azteca conocido como Teocaltepiton. Ese vocablo al parecer viene de ‘Teocali’, que significa templo, y de ‘tepitón’ que significa pequeño.

Cuando llegaron los conquistadores le cambiaron el nombre por Tepito y con la finalidad de adoctrinar a los indigenas en 1682 comenzaron a construir ahí una iglesia a la que comenzaron a llamar San Francisco Tepitl. La parroquia quedó lista para 1734 y con el paso de los años se consagró al culto de San Francisco de Asís, quien tiene su celebración cada 4 de octubre, fiesta que es considerada como la mayor fiesta de este barrio.

plaz_tepito

Las gardenias

El Barrio de Tepito es futbolero y tiene varios equipos que participan en las ligas locales. Uno de los más añejos, y sin duda el más famoso, es el de Las Gardenias, una escuadra fundada por Doña Bárbara, que está conformada por jugadores travestis, transexuales y miembros de la comunidad gay del barrio.

Y precisamente, uno de los momentos cumbre de la fiesta del 4 de octubre, es el que tiene lugar en la cancha del Maracaná, donde Las Gardenias protagonizan el partido principal de la jornada contra el Ebraye.

gardeniastepito

El objetivo de este partido, que por cierto, lleva años siendo ganado por Las Gardenias, es fomentar la igualdad y evitar la discriminación hacia las personas con distintas preferencias sexuales.

La noche del 4 de octubre, mientras los juegos mecánicos y los fuegos artificiales le dan un toque colorido a estas calles, las tribunas del Maracaná se van llenando poco a poco hasta que ya no cabe ni un alfiler. La cerveza fluye y las porras y chiflidos no se hacen esperar cuando Las Gardenias saltan al terreno de juego tomadas de la mano. Lo que sigue es un partido lleno de diversión presenciado por cerca de 3 mil espectadores, donde estas jugadoras se valen de todo tipo de artimañas para vencer -y acaso seducir y encuerar al rival- todo en un ambiente relajado y hasta cierto punto familiar.

Aquí un video del canal de YouTube La Tranza Tepito, que nos muestra cómo estuvieron el año pasado las festividades de San Francisco de Asís. En esa ocasión el partido de Las Gardenias tuvo una dedicatoria especial a Doña Bárbara, fundadora del equipo y quien no tenía mucho tiempo de haber fallecido:

El renacer del Maracaná

Al salir de la parroquia San Francisco de Asis di con un pasillo por el que detrás de un enrejado puede apreciar en su totalidad la cancha del Maracaná. Ahí también reinaba el silencio y salvo uno que otro transeúnte que de vez en cuando pasaba podría decirse que me encontraba solo.

el_maracana_tepito9

Contrario a fotos no tan recientes donde se ve que el terreno de juego era de tierra, ahora hay una cancha verde de pasto sintético que en general se encuentra muy bien cuidada.

maracana_cancha_tarde

el_maracana_tepito13

Este cambio comenzó a gestarse en marzo de 1968, cuando de manera formal se inauguró el Centro Social y Deportivo Fray Bartolomé de las Casas, donde también se encuentra el gimnasio José “Huitlacoche” Medel, nombre del boxeador peso gallo que conquistó tierras japonesas y que después regresó para forjar a otros campeones del barrio.

gimnasio_d

Las autoridades capitalinas y delegacionales se dieron cuenta de la importancia que este espacio deportivo tenía para el barrio de Tepito y para el 2013 invirtieron cuatro millones de pesos para renivelar el piso del campo, colocar el pasto sintético, enrejar la cancha, mejorar la iluminación y colocar un funcional sistema de drenaje.

Finalmente la cancha fue reinaugurada en enero del 2014 con un juego entre el equipo Veteranos y un combinado de ex jugadores del Atlante, entre quienes se encontraba Bernardo Manolete Hernández.

manolete_reinaug

Por cierto, desde hace un par de años el nombre oficial de esta cancha es “Bernardo Manolete Hernández”, en honor a esta leyenda atlantista y del Barrio Bravo.

En esos pensamientos estaba cuando sentí que alguien estaba detrás de mí. Chin, me van a asaltar, ya ni modo, pensé resignado. Al voltear vi que un hombre de unos 25 años me acercó un folleto de índole religioso, me deseó buena tarde y se marchó sin decir más.

camino_de_esperanza

De nuevo me quedó solo, aunque por alguna razón me sentía feliz de estar ahí. Poco a poco dejé de percibir aquel barrio como un lugar hostil y comencé a verlo con otros ojos. Ahí está el verdadero Tepito, aquel en donde las historias se remontan siglos atrás y están arraigadas en lo más profundo de esas viejas calles a las que comencé a ver bellas; ese lugar donde hay problemas y pobreza, sí, pero también sueños y la valentía para salir adelante cada día; ese Tepito donde se sufre y se ríe por igual está lleno de secretos invaluables y ahora me encontraba frente a uno de ellos.

el_maracana_tepito15

A nivel de cancha

Para finalizar mi recorrido llegué a la puerta del Centro Deportivo Maracaná e ingresé. Si bien ya había visto esta cancha legendaria desde el exterior ahora quería estar lo más cerca de ella.

maracana_tepito29

Crucé las oficinas, un salón de usos múltiples que suelen funcionar como vestidores y unos pasos adelante me topé con el gimnasio y con unos baños de uso público que frecuentan los comerciantes de las calles aledañas.

maracana_tepito27

A pesar de que había varias personas dentro del deportivo en ningún momento nadie me dijo nada ni me sentí vigilado o incómodo, lo cual hasta cierto punto hubiera sido normal si tomamos en cuenta que era la primera vez que entraba a ese sitio considerado uno de los epicentros de la cultura tepiteña.

maracana_tepito26

maracana_tepito24

Luego, tímidamente, como quién profana un terreno sagrado pisé por primera vez la cancha. Poco a poco dejé de lado la pasividad y con pasos más decididos llegué hasta el centro de la cancha.

maracana_tepito20

maracana_tepito21

Desde ahí podía apreciar todos los detalles que conforman ese pequeño estadio que sin importar sus dimensiones impone respeto. Entonces comience a imaginar cómo lucirán esas gradas repletas y lo emocionante que debe ser presenciar un partido en esa cancha. Me acordé de las grandes leyendas del futbol que alguna vez han jugado ahí, del templo prehispánico que hace siglos se levantaba en ese mismo terreno, y claro, vinieron a mi mente Las Gardenias e imaginé la loca experiencia que debe ser verlas derrochar talento en esa cancha que ha visto de todo.

maracana_tepito17

maracana_tepito22

Y entonces caes en la cuenta, no estás en una simple cancha de futbol sino en la más pura definición de lo que es la verdadera vida chilanga.

* * * * *

Vale la pena darse una vuelta por el Maracaná de Tepito para conocer esta cancha. Prácticamente todos los días hay partidos, aunque el verdadero ambiente lo encuentras los martes después de las 6 de la tarde.

juego_maracana_te

maracana_por_la_noche

Por @gabrielrevelo

Si tienes algún sitio interesante y poco conocido de la Ciudad de México que quieras compartir, no dejes de mandar un mail a: gabriel.revelo@sopitas.com.

Comentarios