Apología a los Ninguneados: Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty

En 1998 salió el primer Metal Gear Solid para el PlayStation. El juego era completamente cinemático, con una gran historia, atomósfera y personajes memorables al lado de un protagonista inigualable: Solid Snake.

El juego fue un gran éxito con el público y la crítica especializada.

Es considerado no solo como uno de los mejores juegos que salieron ese año sino uno de los mejores videojuegos de la historia. Debido a todo esto, la expectativa por una secuela era muy alta.

Pasaron un par de años y en el E3 del año 2000, Konami mostró esto:

Ese es el primer trailer que mostraron de Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty y sobra decir que nos dejó a todos con la boca abierta. De hecho, en su presentación dejó tan atónitos a todos lo que lo vieron que existe un video con las reacciones de la gente:

Finalmente, en noviembre de 2001, el mundo pudo jugar la secuela de Metal Gear Solid. El juego fue aclamado universalmente y vendió como pan caliente.

Sin embargo, también es considerado por muchos como la entrega más débil de la serie y dividió mucho tanto a críticos como fans durante su lanzamiento.

¿La razón? Bueno, el juego comienza con el demo mostrado en E3 del 2000, Solid Snake se infiltra a un barco que contiene una nueva versión del Metal Gear, el Metal Gear RAY que, subsecuentemente es robado por Ocelot quien escapa mientras deja al barco hundirse.

La cosa es que ese prologo es la única misión en la que controlamos a Snake en todo el juego ya que para el resto (o sea, el 95% del juego) tomamos el control de un personaje hasta entonces desconocido: Raiden.

mgs2-4

Radien fue bastante polémico y la gran mayoría de los fans de Metal Gear odiaron su estética así como su personalidad al que le faltaba la rudeza y frialdad del buen Snake.

No sólo eso, la historia de MGS 2 es, muy probablemente, la más compleja de toda la saga ya que trata con temas como la ingeniería social, conspiraciones políticas, censura, inteligencia artificial y hasta memes.

Sin embargo, la realidad es que muchas personas exageraron sus reacciones y aún cuando la historia del juego ciertamente es compleja, tampoco es enteramente incomprensible como muchos afirmaban durante la época.

mgs2-2

Eso sin mencionar que el juego mejora en muchísimos aspectos la experiencia del primer juego y tienen muchas mejoras no solo en el apartado gráfico, sino en el gameplay así como en la inteligencia artificial de los enemigos y en varias mecánicas.

El juego también tiene algunos de los giros de trama más desconcertantes y extraños de la saga y honestamente, hay momentos en los que no se toma muy en serio aunque, en definitiva, hay cosas muy importantes que ocurren en este juego y que tienen un impacto posteriormente (en MGS 4).

Y si bien Raiden definitivamente no es Solid Snake, con el tiempo fue mejor apreciado y su figura se reivindico por completo en MGS 4 y, sobretodo, en Metal Gear Rising: Revengeance, spin off totalmente protagonizado por él.

Aún así, la falta de Snake en el juego hizo que lanzaran la versión Substance, en la que puedes jugar como Snake muchas de las misiones, además de que incluye varios extras y mejoras, haciendo de un juego que ya era excelente aún mejor.

mgs2-substance

 

Y la cosa es que MGS 2 siempre fue un excelente juego, desde el momento en que salió, el problema no fue el juego en sí sino la forma en la que fue anunciado. Quizás si hubieran hablado de los cambios desde el principio, el problema no hubiera sido tan grande.

Claro que todo esto fue idea del gran Hideo Kojima al que le encanta jugar con las expectativas de sus fans y quien, con el tiempo, se ha arrepentido de algunas de sus decisiones con respecto a este juego.

Con todo y esto, seguimos firmes al afirmar que Metal Gear Solid 2 no solo es de los mejores juegos en la gran saga de Kojima, es uno de los mejores juegos de la historia y es tan bueno ahora como hace casi 15 años que salió.

Si no lo han jugado, deberían (busquen la excelente versión en HD) y si lo jugaron pero lo detestaron, deberían darle una oportunidad más. Lo más probable es que lo vean desde otra mirada y aprecien todo lo que no lograron ver cuando salió originalmente.