Si bien es cierto que los dispositivos móviles y/o smartphones aislan a los individuos de su entorno más inmediato al tener la capacidad de conectarse a una red wi-fi (y de aquí todas esas distracciones que dice tu mamá como redes sociales, plataformas de streaming y más), también han revolucionado la forma en que las personas se comunican y, sobre todo, la manera en que se informan. Sin embargo, a veces parecen ser demasiado maravillosos para ser verdad. Y con esto nos referimos a la forma en que funcionan y todas las consecuencias negativas que traen, tal cual, dentro de sí.

No es una secreto que todos los smartphones, para funcionar de forma adecuada, emiten cantidades de radiación. Pero hay unos modelos cuyos niveles son más altos que otros, y por ende, podrían ser más peligrosos para los seres humanos. Por eso, la Oficina Alemana para la Protección contra la Radiación, publicó su informe de finales de 2018 sobre los dispositivos que emiten más radiación.

Para que se considere no peligroso, por no decir sano, los smartphones no deben registrar más de 2 W/KG; es decir, 2 vatios por kilogramo. De este modo, los modelos que menos emiten radiación son los siguientes:

Samsung Galaxy Note 8 y ZTE Axon Elite con 0,17

LG G7 y Samsung Galaxy A8 con 0,24

Samsung Galaxy S8+ y Samsung Galaxy S7 Edge con 0,26

HTC U11 Life y LG Q6/Q6+ con 0,28

Los Samsung Galaxy representan la mayor cantidad de celulares que emiten menos radiación. Su nivel más alto es el de Samsung Galaxy J4+ y Samsung Galaxy S8 con 0,32. Ahora van las malas noticias con los celulares que registran más puntos:

Xiaomi Mi A1 con 1,75

OnePlus 5T con 1,68

Xiaomi Mi Max 3 con 1,58

OnePlus 6T con 1,55

HTC U12 Life con 1,48

¿Qué hay de los iPhone? Pues bien, de acuerdo con Oficina Alemana para la Protección contra la Radiación, los últimos modelos de esta marca registran un nivel de 1,38 para el iPhone 7 y 1,32 para el iPhone 8. Todas las mediciones, como se puede ver, se hicieron con los últimos modelos de cada marca, o al menos de las más destacados.

No se ha confirmado un daño directo a la salud de los usuarios de celulares por estas radiaciones como cáncer, por ejemplo. Sin embargo, en muchas ocasiones se ha hablado de prevenir su constante uso para evitar futuros problemas relacionados a la salud. En pocas palabras, se trata de una medida preventiva hasta que los estudios e investigaciones ligados al tema, sean capaces de confirmar o negar un daño directo.

Finalmente, los experimentos sobre la emisión de radiación y el daño en el cuerpo, se han hecho con ratas y ratones, no en humanos, por lo que no se puede definir 100 por ciento que suceda la mismo.