China vende juegos violentos con seudónimos