En redes sociales, el Event Horizon Telescope (Telescopio del Horizonte de Eventos o EHT) se convirtió en tendencia —hasta se armaron los memes comparando el agujero negro supermasivo con el “ojo de Sauron”—; sin embargo, entre toda la información que se ha publicado es importante mencionar que en este proyecto internacional, México participó con el trabajo de un grupo de científicos en el Gran Telescopio Milimétrico Alfonso Serrano, ubicado en Atzitzintla, Puebla.

Como sabemos, esta jornada ha resultado histórica para la ciencia —y la humanidad— porque las imágenes obtenidas del agujero negro supermasivo, ubicado en la galaxia M87 —a 55 millones de años luz del plantea Tierra— acerca a los investigadores en el rastreo y estudio de uno de los cuerpos que continúan siendo un enigma para la ciencia.

Foto: @omarfayad

Orgullo nacional: Así participó México en las imágenes del agujero negro

Foto: @omarfayad

Foto: @ehtelescope

El Gran Telescopio Milimétrico Alfonso Serrano y el proyecto

Para obtener la primera imagen de un agujero negro supermasivo, el proyecto Event Horizon Telescope se integró con la participación de 200 científicos de todo el mundo y una red de ocho telescopios que fungieron como un “gran radiotelescopio” capaz de captar la silueta del agujero negro.

En la red de telescopios encontramos el Gran Telescopio Milimétrico Alfonso Serrano (Large Millimiter Telescope o LMT) un proyecto binacional (México y Estados Unidos), el ALMA (Atacama Large Millimeter/submilliter Array) y APEX (Atacama Pathfinder Experiment), en Chile, el SMA y JCMT, en Hawaii, el SPT, en el Polo Sur, el STM, en Arizona, Estados Unidos y el PV, en España.

Con respecto al LTM, este es un radiotelescopio de 50 metros de antena simple y movible, está optimizado para llevar a cabo observaciones astronómicas en longitudes de onda entre 0.85 milímetros y 4 mm, siendo el más grande en el mundo en su tipo.

Imágenes que tardaron dos años

De acuerdo con Laurent Loinard, investigador del Instituto de Radioastronomía y Astrofísica (IRyA) de la UNAM, durante dos semanas —en 2017— los ocho radiotelescopios del EHT fungieron como un radiotelescopio del tamaño del planeta Tierra: En esas semanas apuntaron todos al mismo punto, en este caso a dos agujeros negros supermasivos”Luego, en cada uno de los telescopios se grabó la señal del objeto observado —junto con la señal de un reloj atómico— con lo que se sincronizaron las observaciones hechas con mayor exactitud.

El proyecto significó un gran trabajo técnico y hasta creativo para los científicos, pues las señales que se captaron en abril de 2017 fueron reveladas… dos años después, en un periodo de análisis, conversión de datos para generar las imágenes y poder publicarlas, explicó Loinard, quien participó en este proyecto internacional.

Finalmente este día, en conferencia de prensa, el Conacyt (Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología) se unió a la presentación de las imágenes del agujero negro supermasivo —con lo que se sustenta lo expuesto en la Teoría de la Relatividad y la existencia de estos cuerpos.

De esta manera, la ciencia mexicana se unió a la historia y los avances potenciales en la investigación acerca del universo.

**Foto de portada: @omarfayad