No tan paradisíacas: playas mexicanas muestran graves efectos del cambio climático

No tan paradisíacas: playas mexicanas muestran graves efectos del cambio climático

Aunque con sabroso sol y refrescantes aguas, las playas del país reflejan la forma en que le hemos dado en la torre al planeta, ya que ellas -según el Reporte mexicano de cambio climático- están altamente expuestas a los efectos del cambio climático.

Aunque con sabroso sol y refrescantes aguas, las playas del país reflejan la forma en que le hemos dado en la torre al planeta, ya que ellas -según el Reporte mexicano de cambio climático- están altamente expuestas a los efectos del cambio climático.

El incremento en el nivel del mar es, quizás, el más evidente de los efectos del cambio climático en los destinos turísticos de playa del país, pero no el único. Ensenada, por ejemplo, presenta una grave sequía, mientras que Cancún, Riviera Maya, Cozumel, Majahual, Acapulco y Huatulco, enfrentan inundaciones y deslizamientos, provocados principalmente  por lluvias (de esas que hacen palidecer a Tom Hanks en Naúfrago). Claro, esos tormentones son producto del calentamiento global.

Aunque México no es el único punto en el que se presentan los efectos del cambio climático, debido a que el país posee una extensa zona costera, rica y variada en ecosistemas, es que los efectos del daño ecológico que se le hace al planeta son inmediatamente percibidos… o, al menos, más notorios.

Y lo que falta…

De acuerdo con el reporte Ambientes Extremos amenazados: las costas rocosas, se espera que para 2025 en el Golfo de México la elevación del mar tenga un aumento de 20 centímetros. Además -señala el estudio de Alicia González y Daniel Torruco-, con todo y que el caribe mexicano es de las zonas del mundo más amenazadas por la erosión costera, las autoridades del país poco hacen para planificar y hacer frente a eventos naturales y a los inducidos por la mano del hombre.

¿Pues pá qué? Si lo que se necesitan son hoteles y más espacios turísticos que den cabida a tanto turista que llega para disfrutar de las vacaciones… ahh, pero qué tal cuando desastres naturales afectan considerablemente las zonas hoteleras, como en años recientes ha ocurrido en diversos destinos turísticos del país.

Vía La Jornada