Lejos, muy lejos de ser un día común, este miércoles 10 de abril se convirtió en una jornada histórica para la ciencia. ¿La razón? Lo que está señalado en la teoría, ahora tiene una imagen: nos referimos a un agujero negrosupermasivo que se encuentra a 500 trillones de kilómetros del planeta Tierra y que fue fotografiado gracias al proyecto del Telescopio del Horizonte de Sucesos (Event Horizon Telescope o EHT).

“Estamos orgullosos de ser parte de este descubrimiento revolucionario. La imagen del #RealBlackHole es el resultado de la colaboración a gran escala Event Telescope Horizon, donde investigadores financiados por la Unión Europea han desempeñado un papel clave”: European Commission.

Descrito por los científicos como un “monstruo”, este agujero negro supermasivo está ubicado en el corazón de la galaxia M87 —en la constelación de Virgo—. Y este adjetivo no es para menos: su pozo gravitacional tiene un diámetro de 40 mil millones de kilómetros; es decir, tres millones de veces más que el diámetro de nuestro planeta.

Event Horizon Telescope

Si bien las imágenes que este día se dieron a conocer son el primer acercamiento visual a un agujero negro, es importante saber que la luz que vemos se trata del gas que cae hacia este, debido a la gravedad —su atracción gravitacional es tanta que no hay nada que se le escape, ni la materia, ni la luz, sin importar cuál sea la longitud de onda—. Sin embargo, como mencionamos, esta resulta ser una jornada histórica para la ciencia pues es la primera imagen que tenemos de un agujero negro o, al menos, la primera impresión. (Acá puedes leer el comunicado de prensa de INOAE).

Para que esto fuera realidad, el proyecto internacional requirió el poder de ocho radiotelescopios en el mundo —donde colaboraron casi 200 científicos—. ¿El resultado? La humanidad ha podido observar la silueta circular que un agujero negro proyecta.

En conferencia de prensa, el equipo internacional explicó que lo que observamos es el llamado horizonte de sucesos, el punto de NO retorno. Es decir, la “zona” en la cual la gravedad se acentúa a tal extremo que la luz no puede escapar.

Agujeros negros

Sólo para tenerlo presente, un agujero negro es un objeto celeste que tiene una masa extremadamente fuerte en un volumen pequeño. Ahora bien, existen dos tipos de agujeros negros: los estelares, que se forman al final del ciclo de vida de una estrella y que resultan ser muy pequeños.

Luego, están los agujeros negros supermasivos —justo como el de la imagen de este día— que se encuentran en el centro de las galaxias y su masa se calcula entre un millón y miles de millones de veces superior a la del sol. En fin, la importancia de esta primera imagen radica en que este es uno de los acercamientos que la humanidad a través de la ciencia tiene con uno de los cuerpos más enigmáticos en la vastedad del universo.

**Foto de portada: Comisión Europea.