Un equipo de científicos especializados, encontró unos granos de polvo que tienen hasta 7, 500 millones de años de antigüedad, siendo por mucho, el material más ancestral que se encuentre en nuestro planeta. Estas pequeñísimas rocas las encontraron en el interior de un meteorito que cayó en Australia en 1969.

Estos pequeños granos son fragmentos de material que se formaron en el centro de algún sol mucho antes de naciera nuestro sistema solar. Ese sol, en algún momento agotó cada molécula de hidrógeno que tenía habiéndolo colapsar y eventualmente explotar en todas las direcciones posibles. De alguna manera, quedaron atrapadas dentro de un meteorito que miles de millones de años después terminaría aterrizando en nuestro paraíso azul.

Proceedings of the National Academy of Sciences

Este increíble descubrimiento fue presentado por un equipo de investigadores en la revista especializada Proceedings of the National Academy of Sciences. Para determinar la antigüedad de los granos, los investigadores midieron cuánto tiempo estuvieron expuestos a los rayos cósmicos en el espacio.

Lo interesante de estos rayos es que son partículas de alta energía que viajan a través de todo el universo y tienen la habilidad de penetrar la materia sólida. Cuando estos rayos están en contacto con la materia con la que chocan, forman nuevos elementos. En cuanto más tiempo esté expuesta la materia a los rayos, más de estos elementos se formarán, y de esta forma es posible determinar su edad.

Proceedings of the National Academy of Sciences

Philipp Heck, miembro del Field Museum de Chicago y profesor asociado de la Universidad de Chicago, comentó sobre su más reciente hallazgo: Son muestras sólidas de estrellas, polvo de estrellas. La coautora Jennika Greer, del Field Museum y la Universidad de Chicago, también comentó al respecto: “Una vez que los materiales quedan separados (del meteorito), queda una especie de pasta y tiene una característica desagradable: huele a mantequilla de maní podrida. Después, esta pasta blanquecina fue disuelta en ácido dejando solo el polvo de estrellas”.

Hasta antes de este estudio, el grano presolar más viejo fechado con isótopos de neón, tenía alrededor de 5, 500 millones de años. Pero ahora ya hasta se siente joven después de este gran descubrimiento.