Si algo nos ha quedado claro en todos estos años de modernidad, es que no existe una aplicación o dispositivo que garantice al 100% la seguridad de los internautas. Pero ahora, investigadores de Japón y Estados Unidos, descubrieron un nuevo método para vulnerar cualquiera de los asistentes de voz que hay en el mercado. Un rayo láser, podría ser la llave para modificar ciertos comandos y accesar sin restricciones a tus datos personales y bancarios.

Lo más peligroso, es que a diferencia de los grandes ataques cibernéticos donde los hackers operan a través de redes sistemáticas y su ubicación es desconocida, con este método, cuya herramienta de hackeo no es más que un simple rayo láser, en cualquier momento  podrías ser víctima de personas que estén familiarizadas contigo, como tu ex, tus vecinos, personal de limpieza o cualquier persona que pase por tu casa u oficina a menos de 50 metros de distancia.

El nuevo método para vulnerar los asistentes de voz…con todo y tus datos bancarios

Pinterest

Resulta que un grupo de investigadores de la Universidad de Electrocuminicación de Tokio, en colaboración con la Universidad de Michigan, descubrieron que apuntando un puntero láser directamente a los micrófonos de los asistentes de voz, ya sea del Google Home, Alexa, Homepad o cualquier otro, este interfiere con los sistemas digitales inteligentes, permitiendo hacer pequeños cambios en los comandos, sustituyendo la voz humana.

De acuerdo con el New York Times, con este truco los investigadores pudieron realizar modificaciones a los comandos ligeros a una distancia de hasta 50 metros en los altavoces inteligentes, un máximo de 10 metros en Ipads de sexta generación y cuatro en Android. No obstante, también pudieron abrir un garaje que funcionaba a través de un asistente de voz.

El nuevo método para vulnerar los asistentes de voz…con todo y tus datos bancarios

Pexels

También treparon hasta la cima de un campanario de la Universidad de Michigan, que se encuentra a 50 metros de altura, para controlar con éxito un dispositivo Google Home que se encontraba en el cuarto piso de una oficina a 70 metros de distancia. Para comprobar que no se trataba de una casualidad, los tecnólogos enfocaron sus laser con un teleobjetivo e incluso dijeron que pudieron secuestrar un asistente de voz a 100 metros de distancia.

Como siempre suele suceder, en estos casos, los dueños son los últimos en enterarse, pues los hackers pueden controlar el volumen o simplemente apagar las alarmas de los asistentes de voz, dando tiempo a copiar los datos de las tarjetas de crédito registradas previamente.

Pero, antes de que corran a comprobar si esto es posible, déjenme contarles que los investigadores tuvieron que pasar cerca de un año estudiando la intensidad adecuada para que el láser pueda ser confundido con la voz humana. Lo único que queda es protegernos alejando los asistentes de voz lo más lejos de la ventana o en un lugar que no esté visible al exterior.