Después de mucho deliberar, en PUSH THE BUTTON decidimos que apostaríamos por Fortnite como juego de la década. Antes de que nos quieran matar, lean el texto de Leonardo González, colaborador de PTB, donde expone las razones de nuestra decisión.


Si eres gamer, sin importar tu edad, conoces, has oído o has jugado Fortnite. Un juego que llegó a cambiar las reglas y la forma de ver los videojuegos.

Cuando los juegos empezaron a dar prioridad al multijugador y dejar en segundo plano una campaña, todos los gamers pusieron el grito en el cielo, pero cuando Fortnite lo hizo; se convirtió en uno de los títulos más jugados de la historia. Ese era el problema, necesitábamos un juego multijugador que opacara a la campaña con méritos y no con puras intenciones.

La mecánica es sencilla: 100 jugadores caen en un mapa y luchan por ser el último hombre en pie, Battle Royale puro y duro. La diferencia con otros juegos es que es increíblemente divertido y adictivo porque lo crearon con una fórmula en mente, una fórmula que engancha a la gente infaliblemente.

No solo se trata de caer, tomar una pistola y vaciar el cargador sobre cualquier enemigo que veas enfrente, (aunque en PUSH THE BUTTON muchas veces lo jugamos así), se trata de conseguir los recursos necesarios que te permitan sobrevivir a cada uno de los enfrentamientos durante la partida.

Para sobrevivir, avanzar y subir de nivel en Fortnite se requiere de estrategia. Muchísima. Sin embargo, Fortnite y la razón por la que es el juego de la década para PUSH THE BUTTON; es su impacto a nivel cultural. Fortnite no inventó el hilo negro, ni siquiera lo intentó, sólo vino a enseñarnos otro uso de ese hilo que ya era gris de tan desgastado que estaba. Vino a enseñarnos el ABC una vez más y a poner un freno; llegó diciendo: “Hey, tranquilos todos, sólo queremos divertirnos”.

¿Pero porqué Fortnite es el juego de la década para PUSH THE BUTTON?

Es muy sencillo. Creado como competencia de Player Unknown’s Battleground en 2017, aprovechó el interés creciente por lo battle royale y destrozó a toda la competencia. ¿Por qué decimos esto? En las primeras dos semanas de existencia sumó 10 millones de usuarios y en menos de un año ya eran 48 millones de jugadores quienes competían por ser el último hombre en pie.

Para junio de 2018, después de lanzar la versión para switch, eran poco más de 125 millones, una total locura. El último conteo oficial anuncia más de 250 millones. Sin embargo, ese conteo se hizo en marzo de 2019. Imagina cuántos serán ya…

Ante la guerra de servicios de streaming que se está dando, el CEO de Netflix dijo que HBO GO (et al) no eran su competencia, que su única competencia es Fortnite…

Y vaya que tienen razón. Epic Games ha sabido explotar su juego de formas diferentes. Han pasado trailers exclusivos de Star Wars DENTRO del juego, han tenido conciertos masivos con millones y millones de personas viéndolo al mismo, tuvieron a Weezer anunciando un álbum y tuvieron adelantos del mismo álbum en Fortnite. ¿Los resultados? Toda una nueva generación, una MUY joven, ahora disfruta a Weezer.

Además de estos números, Fortnite permeó como humedad en la pared de la cultura pop cuando vimos que grandes atletas usaban los bailes del videojuego para celebrar victorias en la vida real. Y jugadores profesionales de e-sports disfrutando el juego con celebridades de la cultura americana, tanto que en el 2018 y 2019 rompieron todos los récords de audiencia de Twitch.

¿Te parece poco? Fortnite ha sido nominado a 12 premios en diferentes categorías y competencias ganando 3, ninguno en su año de lanzamiento. ¿No es suficiente? En su segundo año se organizó un torneo mundial en el que participaron más de 40 millones de jugadores repartiendo 36 millones de dólares en todas sus categorías.

Y si crees que es solo para los que juegan, hay algo mágico en Fortnite que permite disfrutar el simple hecho de verlo; así lo confirman los 19 mil espectadores en la final del torneo mundial dentro del estadio y los 2.3 millones de espectadores recurrentes en Youtube y Twitch que volvieron a la Fortnite Wolrd Cup en el evento de videojuegos competitivo más visto de todos los tiempos.

Por último…

Fortnite es uno de los juegos que gracias al crossplay, permite emular aquellas tardes en las que pasabas horas con tus amigos, aunque ahora cada quien esté en su casa. No es necesario ser pro player para poder avanzar en el juego y divertirte.

Sí, League of Legends llegó antes y su circuito profesional es más longevo, pero a nivel mediático, Fortnite logró lo que nadie ha logrado y llegó a los primeros planos de todo el mundo con el campeonato de Bugha el año pasado. Culturalmente ha dejado una huella que será muy difícil de borrar. Ningún juego durante los últimos 10 años ha logrado todo esto.

Sí, han habido juegos esta década que tienen un valor estético, interactivo y hasta técnico más importante que Fortnite, pero al mirar hacia atrás, esta generación de consolas y esta década que ha terminado; será recordada por el Battle Royale caricaturesco, el baile del floss y por un montón de gamers que hoy reniegan del juego, pero que en 10 años dirán: “Todos lo odiaban, pero yo siempre creí en él”.

Puso a una generación de niños a bailar y a soñar con ser videojugadores profesionales; para muchos hizo realidad ese sueño. Cualquier juego que lejos de poner barreras; una comunidades, siempre será digno de reconocerse. Y sí, claro que jugamos Breath of the Wild, Skyrim, God of War, The Last of Us y todos los que encabezaron las listas de “Lo mejor de la década” que vieron en todos lados. Joyas absolutas que merecen sus propios textos.

Al final, ningún conteo tiene la verdad absoluta y sólo el tiempo dirá con qué juego recordaremos a la década que terminó.

Sólo queda decir lo nuestro: ¡NUNCA DEJEN DE JUGAR! Y que venga una década mágica en videojuegos.


Leonardo González es un loco más en el mundo. Colaborador y fotógrafo oficial de PUSH THE BUTTON.

Creció en la época de transición. Mario Bros es el mejor para él y arregla todos sus conflictos en Mario Kart y Smash Bros.

Plataformeros, shooters y fatalities a lo largo de su vida. Lo puedes seguir en Twitter y en Instagram.