Fortnite Videojuegos

Jefazo: El creador de Fortnite compra bosques para que no los destruyan

Quienes juegan videojuegos, saben que Fortnite: Battle Royale se encuentra en el pico de su popularidad y es uno de los títulos más jugados actualmente. Dada la situación, es totalmente obvio que Epic Games se encuentre nadando en miles de millones de dólares, pero eso no es lo que nos llevó a hablar de la compañía, ya que hay un punto importante que vale una mención.

Resulta que Tim Seeney, el fundador de Epic que, según Bloomberg, ha amasado una fortuna de más de 7,180 millones de dólares, ha decidido utilizar su riqueza para apoyar una buena causa. En lugar de quedarse con toda la lana para comprar peines de oro y todo tipo de bienes materiales, decidió invertir en el medio ambiente.

Ok, genial, pero ¿qué hizo?

Según información publicada en Vigor News, Sweeney está apoyando proyectos que incluyen el gasto de millones en la compra de bosques con el mero propósito de asegurar su bienestar. De hecho, ahora mismo él posee poco más de 16 mil hectáreas de bosque en Carolina del Norte, sin mencionar que también ha donado algunos billetes para financiar varias iniciativas de conservación forestal, como la expansión de 607 hectáreas en el Parque Estatal de Mount Michael.

En noviembre de 2016, el sujeto donó 15 millones de dólares para ayudar a proteger 2,932 hectáreas de Box Creek Wilderness, que también se ubica en Carolina del Norte. El fundador de Epic Gamers se refirió a este gran gesto como la primera parte de un plan a gran escala.

“Es una de las áreas más diversas en Carolina del Norte”, dijo Sweeney. “Tiene especies raras de plantas y vida silvestre, parecía un ajuste perfecto con el Servicio de Pesca y Vida Silvestre. Este es un primer paso: habrá otros lugares protegidos. El objetivo es conectar el Parque Estatal South Mountains a Chimney Rock. Esta es sólo una pieza del rompecabezas”.

Su compromiso con esta causa no se ha debilitado con el tiempo. Hace un año también compró 607 hectáreas de un lugar conocido como Stone Hills, únicamente para evitar que se construyera un campo de golf.

Tal vez Fortnite no sea el juego favorito de todo el mundo (sobre todo de quienes no gustan de su género), pero no nos importaría que siguiera creciendo para seguir luchando por el medio ambiente. Después de todo, esos trozos de madera virtual están construyendo los cimientos de un mundo mejor.

Comenta con tu cuenta de Facebook