Game of Thrones es esa serie que ha jugado con nuestros sentimientos desde el primer episodios, justo cuando pensábamos que todo iba a ser fácil, sencillo, una que otra muerte, esos primeros 50 minutos nos impactaron tanto, que cinco años después, seguimos viéndola como fieles seguidores.

Tal vez el principal problema de GoT, para los seguidores, es que son solo 12 episodios y tenemos que esperar un año para verla. No es como el resto de las series que comienzan en septiembre-octubre y terminan en mayo, tiempo suficiente para aguantar hasta el otoño. Para nuestra mala suerte Game of Thrones no es así, primero porque implica una producción muchísimo más grande, pero gracias a esto hemos visto increíbles escenarios, batallas, vestuarios y más.

Una de las características principales de  esta historia, tanto en televisión como en los libros, es lo sangrienta que puede llegar a ser. Hemos visto muchas muertes impactantes, pero en 8-bit se ven un poco menos perturbantes, chequen este video:

***Vía: live for films