El empresario mexicano Carlos Gómez Andonaegui, junto con Philip Winter y Gabriel Parisi-Amon, han creado la regadera del futuro y se llama Nebia

. Esta regadera utiliza un moderno sistema que permite ahorrar hasta un 70% de agua.

Todo empezó en el 2010, cuando Carlos Gómez era el director de Sport City y quiso crear un sistema que le ayudara a ahorrar agua en los baños, ya que en este tipo de clubs, al día se bañan muchísimos musculosos en las regaderas y utilizan miles de litros de agua.

El año pasado, Carlos se juntó con Winter y Parisi-Amon y crearon el prototipo de Nebia, palabra que significa niebla en italiano. Esta regadera utiliza un principio del sistema de Fuel Injection, haciendo que cada gota se divida en miles de mini partículas para abarcar una mayor área. Como nos comenta Carlos Gómez;

“Rompemos el número de la gota y con eso aumentamos el área, con menos volumen cubres más espacio, haciendo muchas más gotas, ése es el principio de Nebia. Entonces te sientes mucho más mojado, mucho más rápido y el área que cubre es mayor así que se hace una atmósfera caliente.”

nebia1_e4dc7ea05904c2092e92d1cb059925f2.nbcnews-ux-2880-1000

Si bien la sensación de bañarte en Nebia es muy distinta que la de cualquier regadera común, varios de los que han podido probarla dicen que se siente increíble; que en un instante estás completamente empapado, como si estuvieras en una nube muy concentrada pero sin sentir la presión. El uso de shampoo y jabón funciona normalmente, como en cualquier regadera.

Varios picudos de Sillicon Valley ya han apoyado el proyecto, como Tim Cook, CEO de Apple, o Eric Schmidr, ex CEO de Google. Y, desde Octubre del año pasado, la han implementado en los vestidores de Apple, Google y la Universidad de Stanford. Y, no era para menos, esto llenó de orgullo a Carlos Gómez y su equipo;

“Nos dio mucho gusto que alguien que su trabajo depende en ver el futuro y entender las nuevas tendencías, desarrollarlas y ponérnoslas enfrente, se viera interesado por nuestra tecnología… Nos llenó de orgullo que esas personas estuvieran interesadas en una regadera que ahorrara agua y tuviera un diseño de vanguardia.”

Además de ser una experiencia nueva, el ahorro de agua es lo más destacado del nuevo invento. En promedio, en cada regaderazo que nos damos utilizamos en promedio 100 litros de agua, con Nebia esto se disminuiría a 30 litros. Carlos asegura que:

“En algunos años vamos a ver para atrás y vamos a decir ¿Cómo es posible que nos estuviéramos bañando todos los días con 100 litros de agua?”

Dan ganas de probarla ¿no? Pues si eran de los primeros en comprarla, les salía $249 dólares pero ahora está en $299 dólares. Con el dólar a 16.30, está medio cariñosa pero Carlos nos comenta que probablemente los precios bajen;

“Estamos convencidos y nuestros modelos así o indican, que en algún momento en el que podamos escalarlo, podamos sacar versiones mucho más baratas que ahorren en países como México o Brazil, donde del tema del agua también es apremiante.”

¡Gracias Carlos por no olvidarte de nosotros los pobres que también queremos ahorrar agua!