El océano es tan inmenso y profundo que dudamos que alguna vez lleguemos a descubrir todos los misterios que alberga, sin embargo gracias a los avances tecnológicos con los que contamos en la actualidad es más fácil realizar grandes expediciones marinas.

Expertos de la Universidad de Stanford han desarrollado un robot humanoide que lleva por nombre OceanOne

, con el que esperan descubrir algunos tesoros y reliquias que se encuentran en el fondo del mar.

El primer ensayo en mar abierto que tuvo este curioso robot se llevó a cabo en abril de este año en la costa francesa del Mediterráneo, en done el objetivo era la exploración de los restos del buque La Lune, hundido en 1664. El equipo liderado por el profesor Oussama Khatib, confía en que este nuevo robot facilite investigaciones sobre los ecosistemas marinos, además de descubrir tesoros y arqueología marina.

oceanone-robot-busca-tesoros

El robot mide poco más de 1,5 metros de altura y cuenta con un avanzado sistema de visión binocular, así como un sistema de inteligencia artificial que lo ayuda a localizar y recuperar piezas del fondo del mar. OceanOne podrá utilizarse en expediciones de gran profundidad y así evitar riesgos a los buceadores, así lo explicó el profesor Khatib.

ocean-one-robot-busca-tesoros

Este robot es uno de los más completos que existen para llevar a cabo expediciones marinas, sus manos articuladas están equipadas con sensores de fuerza que mandan información a los controles del piloto, ayudando a los investigadores a conocer a fondo los detalles de los objetos localizados.

¡El futuro nos ha alcanzado!