Los perritos han existido desde hace siglos y, a través de la domesticación, se han convertido en fieles mascotas de los seres humanos y, como dicen, en “los mejores amigos del hombre”. Para demostrarlo, esta artista recreó el rostro de un perro de hace más de 4 mil años a través de imágenes en 3D.

La artista Amy Thornton usó la impresión 3D de una tomografía del cráneo del perro. Dicha tomografía había sido obtenida gracias a los huesos del animal que fueron hallados en la zona de Cuween, cámara neolítica en la parte continental de las islas Orkney, en 1901. En aquella expedición se encontraron un total de 24 cráneos.

Según informa BBC, el hallazgo de estos restos de perros arrojó que fueron enterrados 500 años después de que se construyeran las tumbas, lo que sugiere que podrían haber sido enterrados en una especie de ritual.

¡Wooow! Mira la reconstrucción de la imagen de un perro con más de 4 mil años de antigüedad

Vía BBC

Al igual que hoy son valiosas mascotas, los perros claramente tuvieron un lugar importante en el Neolítico de Orkney, ya que fueron criados y entrenados como mascotas y guardias, y tal vez los granjeros los usaron para ayudar a cuidar las ovejas. Sin embargo, los restos descubiertos en Cuween Hill sugieren que los perros tenían un significado especial para los granjeros que vivían y usaban la tumba hace unos 4.500 años.

Tal vez eran su símbolo o tótem. Si bien anteriormente se han hecho reconstrucciones de personas de la era neolítica, no sabemos de ningún intento anterior de reconstruir un animal de forma forense a partir de este momento. Observar a este perro nos ayuda a relacionarnos mejor con las personas que cuidaron y veneraron a estos animales, personas cuyo ingenio y sofisticación hicieron de Orkney un lugar tan importante en el Neolítico y que nos han dejado hoy con un legado de monumentos tan rico”, comenta el investigador Steve Farrar.

De acuerdo a los investigadores, este cráneo de perro hallado en 1901 arrojaba que el perro tenía características similares a las de  un lobo gris europeo. Además, su descubrimiento es de gran importancia para conocer más sobre el momento de la historia en que el hombre comenzó la domesticación de animales.

Aunque la imagen del ser humano ha cambiado a lo largo de los años (según lo han demostrado los restos fósiles hallados en lo que va de la historia), esta imagen recreada en 3D demuestra que los perros no han sufrido tantas transformaciones como el hombre… y nos hace pensar que posiblemente nos fueron fieles desde el primer momento en que nos comunicamos con ellos.