Snapchat es una app cada vez más popular que, de hecho, ya rebasó a Twitter en el número de usuarios diarios. En general lo que vemos en Snapchat son fotos con filtros ridículos, videos graciosos (o que intentan serlo, nudes, ya saben.

Sin embargo, Cory Richards y Adrian Ballinger, una par de alpinistas profesionales decidieron darle un uso más interesante a esta app, utilizándola para documentar su ascenso a la cumbre más alta del planeta: el monte Everest.

snapchat-everest-1

snapchat-everest-2

Esta fue la primera vez en llegar a la cima para Richards, quien también es cineasta y fotógrafo para National Geographic, mientras que Ballinger ya ha llegado a la cumbre en seis ocasiones.

Sin embargo, ambos se convirtieron en las primeras personas en documentar la travesía hacia la cima del Everest en redes sociales, posteando entre 20 y 40 snaps por día en su cuenta compartida #EverestNoFilter.

Durante su travesía documentaron todo lo que pudieron, desde concursos de ‘caballo del Everest’ o quien orinaba más, paisajes, las condiciones de sus campamentos hasta algunos momentos tensos. No solo tomaron fotografías, también filmaron algunas cosas, las mejores recopiladas en este video:

Muy desafortunadamente, el teléfono de Richards falló cuando llegaron a la cumbre, por lo que no pudieron enviar una imagen desde el punto más alto del planeta. Mencionó que la gente les dijo que fue ‘la mejor televisión en vivo que han visto en toda la temporada’.

snapchat-everest-3

snapchat-everest-4

snapchat-everest-5

Cada uno de sus snaps obtuvo cientos de miles de visualizaciones y algunos maestros incorporaron estos posts diarios a su curriculum. Sobre esto, Ballinger mencionó:

Mi hermana es maestra así que encontré este hecho como algo muy tierno. Algunos días los niños nos mandaban preguntas y las respondíamos. Adoro que nuestra historia haya tenido tanto valor.

Richards añadió:

Y amé que fuera un momento tan adecuado para la enseñanza. El Everest atrae mucha atención de los medios: ‘el Everest está acabado’ dice o ‘el Everest esta sucio’. La gente se ha formado muchas opiniones sobre él.

Pero no creo que muchas personas jóvenes sepan sobre el Everest, así que se sintió muy bien atraer su atención y ser capaces de enseñarles lo que estábamos haciendo.

Por supuesto, lo más importante de todo esto fue su trabajo en equipo, de lo que Richards dijo:

La nuestra es una sociedad fácil, lo que es muy raro en las montañas. Es extraño porque es una situación de muchísimo estrés: están tomando decisiones juntos que impactan la vida del otro. Y mientras uno lucha con la ansiedad, fue un alivio tener una sociedad que no la causara sino la curara.

Seguramente esto inspirará a más personas a realizar una documentación de este estilo. Sin duda, escalar la montaña más alta del mundo, aun cuando ya se ha hecho por miles de personas antes, no deja de ser admirable.

Via BuzzFeed