La tabla periódica de los elementos es un dolor de cabeza cuando vas en la secundaria. El profesor en turno te obliga a aprenderlos de memoria y poco entiendes lo que sucede con ellos. Con el tiempo, cuando maduras y te das cuenta que la naturaleza es sabia, también comprendes su utilidad y su razón de ser. Te vas enterando que todas esas “abreviaciones” están ordenadas por su número atómico (ascendente) y propiedades químicas, y que sin ella, simplemente no existiría la química ni una buena parte de las ciencias exactas.

La tabla periódica fue creación del ruso Dimitri I. Medeleiev hace 150 años (1869), cambiando el rumbo de la química como se conocía en el siglo XIX, y de paso también la física y la biología. Por eso y para celebrar su importancia, a mediados de enero la Asamblea General de las Naciones Unidas a través de la UNESCO, proclamó 2019 como el Año Internacional de la Tabla Periódica de los Elementos Químicos.

Esto tiene como objetivo reconocer el valor de esta herramienta en cuanto a los avances no sólo en la química, sino en muchas otras ciencias que se desprenden de sus estudios. La decisión de tomar 2019 como el año de la tabla periódica, fue una iniciativa apoyada por la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada, quienes a su vez se encargan de anunciar los nuevos elementos que formarán parte de la tabla.

De este modo, la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México, diseñaron una enorme, sino es que monumental, tabla periódica. Este homenaje a una de sus más grandes herramientas de estudio y de trabajo, estará en exhibición hasta diciembre de 2019. Pero, ¿dónde la podemos encontrar? Mide 600 metros cuadrados, así que lo más probable es que la encuentres con facilidad. Sin embargo, para todos aquellos que siempre se pierden en sus viajes a la UNAM, esta Tabla Periódica Monumental, como fue bautizada, está en el edificio A de la Facultad de Química.

Tabla Periódica Monumental.

Actualmente, hay un total de 108 elementos ordenados, como mencionamos, por su número atómico creciente. Están ordenados en siete filas llamadas periodos y en 18 columnas que reciben el nombre de grupos. Una octava fila está en proceso de creación gracias a la sintetización del elemento 119, llamado de forma provisional Ununennio (Uue). Pero todavía no es oficial. Los elementos más nuevos de la tabla periódica son el Nihonio (Nh), Mosocovio (Mc), Teneso (Ts) y Oganesón (Og).

Si sigues sin comprender su importancia, la tabla periódica de los elementos químicos te puede servir para muchas otras cosas como encontrar un nombre ideal para tus hijos. Si no te convencen los nombres tradicionales de Francisco, Enrique, Ramón o Pedro, puedes darte una vuelta por la Facultad de Química, pararte frente a la Tabla Periódica Monumental, y encontrar un nombre original como Cerio, Holmio, Rodio, Bismuto, Hassio, Lawrencio y más. Hay 108 opciones.