A pesar de que no era la serie más popular de la historia, todos recordamos ‘Los Reyes de la Colina’, bueno… porque en algún punto tenían horarios de programación cercanos a ‘Malcolm el de En medio’ o ‘Los Simpson’. Tampoco era lo peor del mundo, pero eso no nos deja procesar por qué a alguien por ahí se le hubiera ocurrido la fantástica idea de crearle un videojuego.

Así es, por ahí del año 2000, una desarrolladora llamada Flying Tiger Development -que en el pasado se dedicaba a montar los menús para los DVD de Disney- creó un título para la PC inspirado en este programa. Obviamente, no había mucho material para inspirar algo fuera de este mundo, así que el resultado fue realmente peculiar, por no decir aburrido.

Pero la descripción que acabamos de hacer no es suficiente, así que vamos a profundizar un poco en su gameplay. Es importante mencionar que las personas que se dedicaban a hacer menús para películas de Disney no se quemaron el cerebro para hacer un sistema complejo del juego, así que crearon un sistema de acertijos sencillos para este título.

En caso de que tengan curiosidad de ver que onda con el juego (y si no, realmente no podemos culparlos), acá hay un video de alguien que se lo pasó completo sin comentarios. No sabemos por qué la persona lo jugó durante más de una hora, pero lo admiramos, ya que con 30 segundos basta para saber de qué tratará todo el tema.

Realmente no hay mucha información en internet acerca de esta reliquia olvidada, y al mismo tiempo tampoco hay muchos clips de gente que se haya animado jugarla o incluso reseñarla. El juego consiste en dos pequeñas aventuras empaquetadas juntas, con algunos sitios web que se refieren a dicho paquete como ‘King Of The Hill: Block Party’, aunque el sitio web oficial para desarrolladores no se usa este título. De todos modos, las dos historias incluidas en el juego son ‘Hootenanny’ y ‘Texas Hutnin’.

Fuera de la pobre jugabilidad que tiene, este título tiene buena animación, arte decente y, de cierta forma, se siente como si uno participara en un episodio muy largo de la serie. Lamentablemente, esas cualidades no lo salvan de ser aburrido y tampoco de ser el único juego original de Los Reyes de la Colina que existe. Por otro lado, tal vez así sea mejor, ya que el programa tampoco daba para mucho.