Es la hora de los botonazos: Clock Tower

Gracias a Resident Evil 7, el género del terror ha tenido un renacimiento. Si bien es cierto que series como Five Nights at Freddy’s y Amnesia también son responsables, el título de Capcom le sacó brillo a este tipo de juegos.

Mientras que RE se ha convertido en sinónimo de Survival Horror, hubo juegos que anteriormente lograron que los pelos se nos pusieran de punta. Desde la inspiración que fue el primer Alone in the Dark, al título que nos trae a esta conversación.

Cuando uno piensa en el Super Nintendo, lo último que nos pasa por la cabeza es un juego de horror. Sin embargo, uno de los juegos más atmosféricos y espeluznantes proviene de esta maravillosa consola.

Muchos conocimos este título hasta que aparecio en el PlayStation original en 1995, pero éste salió antes para el Super Famicom (exclusivo de Japón… ¡cómo siempre!).

¿A qué juego nos referimos? A uno de los más grandes títulos de terror, Clock Tower:

Después de ser adoptadas por el excéntrico millonario, Simon Barrows, un grupo de jovencitas del Orfanato Granite en Romsdalen, Noruega, son llevadas a su nuevo hogar. Recibidas por Mary –ama de casas de la mansión– Laura, Anne, Lotte y Jennifer Simpson (no, no la cantante), empezarán a recorrer su nuevo hogar. Pero después de un fallo en la electricidad, Jennifer y sus amigas se verán acosadas por un extraño niño, quien está armado con unas tijeras de jardín. Sin saberlo, Jennifer descubrirá el terrible secreto de la familia Barrows, al adentrarse a las entrañas de la Torre del Reloj.

Tomando inspiración de películas como Phenomena de Dario Argento, los temas de misticismo y jovencitas en problemas, así como el diseño de su protagonista, basándose en la apariencia de Jennifer Connelly quien sale en la película. Clock Tower es uno de los juegos más extraños del Super Nintendo, ya que este es del género de los Click and Point, juegos que abundaban en la PC.

Utilizando el D-Pad, moveremos un puntero con el cual le indicaremos a dónde moverse a Jennifer, así como interactuar con los elementos de la mansión. Mientras que en la computadora este tipo de control se siente bastante natural, con un control en mano pues…

Aún así, los muchachos de Human Entertainment lograron crear un esquema bastante fluido a pesar de lo poco convencional de su control. Además de caminar a paso de tortuga, Jennifer puede correr si apretamos dos veces seguidas el botón de acción, aunque esto consume su estamina, recuperándola al sentarse en el piso.

Como podrán notar, Jennifer sale mucho del esquema del típico personaje de videojuegos, siendo una representación muy real de una persona. El juego consiste en explorar la mansión Barrows y encontrar la manera de escapar.

Sin embargo, nos veremos acosados por un sólo enemigo a lo largo del juego. Scissorman, quien hace una entrada muy espectacular. Debido a que no podemos defendernos –más que alentarlo un poco al hacerlo caer, aunque esto consume estamina– deberemos de hacer uso de los elementos a nuestro alrededor para poder escapar.

Si bien es refrescante ver a un personaje muy humano en el juego, Jennifer puede morir fácilmente… vaya, hasta un perico nos puede matar. Además de estas persecuciones, el juego está plagado de horrores psicológicos, pudiendo ser atacados por cualquier objeto en la casa.

Como con todos los juegos de este género, Clock Tower nos hará jugarlo más de una vez para poder alcanzar el final, ya que moriremos una y otra vez.

Para poder avanzar, deberemos de ir recolectando objetos que nos serán de ayuda. Sin embargo, muchos de ellos no nos dan una descripción muy útil sobre su funcionamiento, haciendo que no los usemos de la manera correcta y provocando así nuestra muerte.

Lo peor, es que cada vez que volvemos a comenzar el juego, los objetos cambian de lugar, haciendo que sea un poco tedioso el tener que estar buscando todo nuevamente.

Obviamente, no se necesitan de todos los objetos para poder pasar el juego, pero esto cambiará el final que obtengamos. Para que se vayan dando un quemón, Clock Tower tiene nueve finales diferentes.

Desde escapar sin rescatar a nadie, encontrar las catacumbas y hasta ayudar a un cuervo, afectan dramáticamente el final que obtengamos.

Hablar más del juego, sería arruinarles muchos de los giros de tuerca, los cuales lo convierten en una experiencia bastante divertida y terrorífica. Como se los dije en un párrafo anterior, el juego llegó a este lado del charco para el PlayStation, con varias mejoras gráficas y un control más responsivo.

Eso sí, prepárense para pasar horas de martirio, ya que cuando mueren, no continúan en donde se quedaron, teniendo que empezar desde el principio cada vez…

Eso sí es maldad pura

Texto: Luis Alberto Valis/ValisTheDarkia66