Es la hora de los botonazos: Super Punch-Out!

Con el estreno de ARMS para el Nintendo Switch, al fin la nueva consola tiene un juego nuevo.

A pesar de que parece una versión más bonita de un Wii Sports, el juego es bastante completo, teniendo su propio estilo y sintiéndose como un juego original.

Sin embargo y por divertido que sea, como que no se nos quita la sensación de que ya lo habíamos visto en algún lado…

Esta no es la primera vez que la Gran N le entra al mundo del pugilismo. Ese honor se lo lleva Chavez, juego que puso al mejor boxeador mexica… ¿de qué demonios estoy hablando?

A lo que me refería era el clásico título, Mike’s Tyson: Punch-Out!.

Este juegazo que nos ponía al mando del Little Mac, pequeño boxeador (literalmente) del Bronx que busca hacerse con el título de Campeón del Mundo. Pero para esto, debía de sortear a varios coloridos personajes y al final, enfrentarse al mismísimo Mike Tyson.

O al menos así lo fue en su lanzamiento original, ya que la controversia que rodeaba al boxeador, hizo que Nintendo se deslindara de él, haciendo que en el relanzamiento del título, se cambiara a Tyson por el personaje de Mr. Dream.

A pesar del exitazo que resultó ser, Punch-Out! no vería su secuela sino hasta 7 años después, en la época de la que se considera como la mejor consola de todos los tiempos, el Super Nintendo.

En 1994, la nueva consola de Nintendo recibiría con brazos abiertos a la continuación de Little Mac por alcanzar el campeonato en, Super Punch-Out!:

Al igual que el primer juego, la cámara está enfocada a la espalda de nuestro personaje, solo que esta vez en una posición más céntrica y no aérea.

Esto hace que el sprite Little Mac se torne transparente al momento de jugar. Como el primer juego, podremos hacer una variedad de golpes diferentes, pudiendo utilizar golpes más fuertes como ganchos y uppercuts al llenar una barra de Super.

Estos golpes tienen un retraso a comparación de los normales, pero de conectar al oponente causarán un daño inmenso.

Obviamente, no nos estaremos enfrentando a topes de puertas, teniendo que esquivar los ataques del colorido elenco de personajes. Para esto tendremos que hacernos a los lados, esquivar y cubrirnos.

A pesar de sus controles precisos y responsivos, el juego no es para nada fácil. Sólo tenemos tres minutos para derrotar por Knock Out a nuestros rivales, aunque hay varias formas de vencerlos en un solo Round.

Sabiendo en que momento atacar, podremos pararlos en seco y en algunos casos, hasta derrotarlos con un par de golpes.

Eso y que al perder una pelea, tendremos que utilizar uno de los tres continues que nos dan para completar… ¡todo el juego!

Por fortuna, este fue uno de los cartuchos Nintendo Power flash RAM, los cuales contaban con una pila para poder salvar nuestro juego y así no tener que empezar cada circuito de cero.

Como su predecesor, todos los personajes están basados en un estereotipo. Desde un luchador enmascarado, hasta un clon de Bruce Lee, no hay raza que esté exenta de ser parodiada.

Como en Punch-Out!, recorreremos cuatro circuitos para tener la oportunidad de retar al campeón del mundo, Nick Bruiser.

Super Punch-Out! fue muy bien recibido en su época, pero nunca alcanzó los niveles de popularidad de su predecesor, siendo un juego que muchos no conocieron hasta su llegada a la Consola Virtual de Nintendo y el lanzamiento de Punch-Out! para Wii.

Y bueno, si aún no se han comprado ARMS, pues échense una reta de Super Punch-Out!. Créannos que les va a tomar bastante tiempo poder llegar al final.

Texto: Luis Alberto Valis/ValisTheDarkia6