Reseña: ¿El Xbox Series X es todo lo que nos prometieron?

Oh sí, llegó ese momento. En PUSH THE BUTTON hemos podido probar un Xbox Series X durante los últimos días gracias a Microsoft y Xbox México. Esta es nuestra reseña sobre lo que ofrece la nueva consola de éste gigante.

Antes de continuar, debes de saber que estaremos respondiendo las preguntas que tengan con respecto a esta consola y el PlayStation 5, así que síguenos en Twitter e Instagram que serán los lugares donde estaremos recibiendo preguntas además de que tendremos una amplísima cobertura de la next gen. Esto apenas arranca para nosotros…


Xbox no la pasó nada bien la generación pasada, con pésimas declaraciones, decisiones y un muy atropellado lanzamiento, la verdad es que se veía difícil que pudieran enderezar ese barco llamado Xbox One y da la impresión que ellos mismos lo aceptaron y decidieron desde hace años enfocar esfuerzos en el futuro… es decir, en todo lo que ofrecen para esta generación naciente.

Empezaremos al revés, primero daremos un veredicto y luego entraremos en detalle para que veas cómo llegamos a esa conclusión. Arrancamos.

¿El Xbox Series X vale la pena?

Rotundamente sí. La retrocompatibilidad con tiempos de carga reducidos, mejoras visuales y 60 cuadros por segundo convierten a la nueva consola de Microsoft en un tesoro, pues si eres fan de años de esta plataforma, te permitirá seguir jugando los juegos que ya tienes, pero en versiones mejoradas.

Por el contrario, si siempre te has ido por plataformas de Nintendo o de Sony, esta es la oportunidad perfecta para revisar esas franquicias que nunca han salido de PC o Xbox, sin mencionar que tienes casi 2 décadas de contenido por revisar aquí.

Sin embargo, aquí te tenemos una pregunta más interesante: ¿Realmente vale la pena comprar AHORITA el Xbox Series X? Tienes de 2 sopas (no pun intended):

Si ya tienes un Xbox One, piénsalo 2 veces. La nueva consola está agotada desde preventa lo cuál es un obstáculo en sí mismo, además de que los juegos que saldrán alrededor del lanzamiento del Series X y S, también saldrán para la generación pasada; es más, todos esos juegos tendrán algún tipo de parche para actualizarse sin costo a una versión mejorada cuando te hagas del Series X o S más adelante. Muchos de esos parches como decimos, serán gratuitos; otros son parches que harán desarrolladoras avariciosas. Hola, Remedy.

Ahora, por el otro lado, si te gana el FOMO y decides comprar la consola o tal vez ya lo hiciste en pre-venta y la esperas ansioso, nada está perdido. En ese caso, pues tienes muchas cosas para divertirte en tu nueva consola, sólo no esperes algo de nueva generación hasta algún punto de 2021 que salga Halo Infinite. Puede sonar a queja, pero Microsoft no hace nada a lo tonto; no retrasaron el lanzamiento de la consola cuando retrasaron el Halo Infinite porque saben que tienen una gran oferta de juegos. Consíguete un Game Pass y verás que no te aburres ni un segundo esperando juegos exclusivos.

Y hablando de Game Pass…

Sin duda es el arma secreta de Xbox y ojo que podría ser la clave para que se hagan con una mayor parte del mercado en esta generación. Si todavía tienes duda de qué es Game Pass, explicamos rapidísimo para que veas lo que representa para Microsoft:

Por 229 pesos al mes, tienes acceso a un catálogo de poco más de 100 juegos rotativos que puedes descargar a tu consola y jugar. Los juegos exclusivos de Xbox (cuando haya), llegarán en DÍA UNO a este servicio y los podrás jugar sin invertir de golpe los 1,700 pesos que estarían costando de otra manera.

Seguro escuchaste de la adquisición de Bethesda y todos sus hermanitos por parte de Xbox; bien, todos los juegos que lancen en el futuro (sin contar las exclusivas que ya tenían pactadas son Sony), llegarán a Game Pass DÍA UNO.

Dicho sea de paso que, contrario a lo que muchísimos medios reportaron, los juegos de Bethesda NO serán exclusivos de Xbox. Si esa es la única razón por la que te quieres hacer de la consola, podrías llevarte una gran decepción pues la información al respecto es A LO MUCHO ambigua, sin mencionar que la posición oficial al momento de escribir este texto es que “revisarán y decidirán juego a juego” si será exclusivo o multiplataforma.

¿Qué más ofrece el Xbox Series X? ¿Qué nos sorprendió y qué puede mejorar?

Desde que presentaron al Xbox Series X en diciembre del año pasado, era claro que Microsoft estaba apostando por una consola muy, pero muy poderosa. Se ha repetido hasta el cansancio los “12 teraflops” con los que cuenta el Series X.

No vamos a marear a nadie repitiendo números, siglas de procesadores, chips y demás. Vamos directo: ¿Cómo se traduce todo su poder en entretenimiento para ti? Fácil:

Velocidad y mejora visual

Los tiempos de carga son básicamente inexistentes además de que los juegos van a 60 FPS. La verdad es que una pantalla de carga con tips, historia, datos y demás pasa tan rápido que no lo podrás ni leer.

Ahí es donde más se ve la nueva generación. Es la fuerte apuesta de Microsoft para los siguientes años y hasta este momento, están cumpliendo con todo lo prometido.

Control y accesorios

Xbox no tiene tiempo de limitar a sus consumidores, no puede darse ese lujo, es por eso que absolutamente todos los controles y accesorios del Xbox One que se conecten vía USB, serán compatibles en la nueva generación de Microsoft.

También todos los audífonos que funcionaban en tu consola pasada.

Si te gustaba el control de Xbox One, éste también te va a gustar pues los minúsculos cambios que tiene, son para bien.

Una textura un poco corrugada en la parte de atrás te dan un mejor grip que en combinación con una vibración más fina y que apunta hacia los gatillos te ayudará a sentirte más inmerso en lo que sea que estés jugando.

La otra gran diferencia que tiene el control de Series S y X con respecto a la generación pasada, es el botón de compartir.

En el apartado de accesorios para el Series X, no hay mucho, pero sí existe un SSD de 1 TB para aumentar el almacenamiento de tu consola que cuenta con otro tera para todos esos juegos. Te recomendamos esperar un poco a que esa tecnología baje de precio, pues la tarjeta de expansión ronda los 220 dólares. Casi lo mismo que cuesta el Series S.

Sin mencionar que puedes usar un disco duro externo normal para almacenar tus juegos de Series X y luego copiarlos al SSD interno para seguir disfrutando de los veloces tiempos de carga. Es un proceso que rondará entre 5 y 10 minutos dependiendo del tamaño del juego en cuestión, pero que te ahorrará muchísimo dinero. Ocupa esos minutos para ir al baño y prepararte algún refrigerio, estarás bien.

Juegos

(Imagen not found porque no hay juegos exclusivos de la plataforma)

Ya lo mencionamos antes, pero debemos ser incisivos. Una persona se compra una consola para jugar, no para decir “mira cuánto poder tiene”.

Con eso en mente, no podemos recomendarte que compres un Xbox de nueva generación en este momento (de todos modos ya están agotados), pues la oferta de juegos nuevos también la encuentras en la generación pasada y eventualmente podrás pasar esos juegos a tu Series X cuando te hagas de él vía su Smart Delivery que dicho sea de paso, debería ser regla para la industria: Compras un juego y simplemente te llega la mejor versión para la consola que tengas. Tristemente no todas las desarrolladoras están optando por esto y hasta parece que quieren confundir al consumidor para comprar dos veces el mismo juego, pero ese es otro tema.

Por cierto, síguenos en todos lados pues en los siguientes días también tendremos reseña de muchos juegos que se vienen y entraremos en detalle sobre esa posible confusión para que la evites.

Otra cosa que nos parece importantísima es la función de Quick Resume. El Series X y S nos permite tener varios juegos pausados y disponibles para regresar a ellos sin tener que pasar por todas las pantallas de carga.

Unos pocos segundos para ir de Red Dead Redemption 2 a Ori; un par de segundos para pasar de Gears 5 a Watch Dogs: Legion. Es verdaderamente impresionante.

Calentamiento

Desde los días del infame aro rojo de la muerte en el Xbox 360, todos tienen miedo de comprar una consola en día de lanzamiento porque existe la creencia de que es donde salen “malas” y sí, esa posibilidad siempre existe y desde antes del 360; pero no importa en qué punto de vida de la consola lo hagas, el riesgo siempre está ahí. Por eso guarda bien tu garantía y en caso de que tengas mala suerte, no debería de pasar a mayores.

Sin embargo, esto nos lleva a otro gran miedo de todos: El sobrecalentamiento.

Durante nuestra experiencia con el Xbox Series X, la consola claro que se calentó, como cualquier electrónico, pero nunca a un nivel preocupante o que fuera incómodo para nuestra mano al estar checando este aspecto. La estructura vertical y sistema de ventilación funcionan de maravilla, sin mencionar que es sumamente silenciosa. Escuchábamos más la vibración del control, que la consola funcionando.

Para terminar…

Lo más probable es que una gran mayoría de los gamers ya hayan decidido qué es y qué no es cada consola que saldrá a la venta la próxima semana y nada les hará cambiar de opinión. Está bien, nuestra intención al cubrir la next-gen es tratar de aclarar el panorama para los que están pensando en qué comprar, quienes buscan nuevas opciones y sobre todo quienes quieran darse la oportunidad de probar algo nuevo.

También sabemos que los juegos son los que hacen a las consolas, así que en PUSH THE BUTTON estaremos re-revisando al Xbox Series X en unos meses cuando el panorama cambie. ¿Será para bien o para mal? Ya lo dirá el tiempo…


Texto de Pablo Corzo para PUSH THE BUTTON.